El Paradigma Protesta. El cubrimiento de los medios conservadores en las protestas sociales de Latinoamérica

La academia ha tratando este asunto y le ha puesto un nombre: El Paradigma Protesta. Desde las década de los 70 vienen haciendo estudios donde involucran este concepto. Pero ¿Qué es el Paradigma Protesta? Consiste básicamente en la manera como los medios dedican esfuerzo y tiempo a cubrir el vandalismo, los saqueos y la violencia dejando atrás las causas de estos hechos.

Las protestas en Chile contra el Gobierno de Sebastián Piñera cumplen un año este 18 de octubre. En la imagen, manifestantes antigubernamentales queman muebles saqueados en Santiago, Chile, el lunes 28 de octubre de 2019. © Rodrigo Abd / AP



El Shabbat



La protesta social se extiende en América Latina y un fantasma de agitación recorre nuestros territorios. Y parece que se quedará hasta que las élites empresariales y políticas no sigan explotando a sus ciudadanos. Perú, Haití, Ecuador, Uriguay, y Chile y ahora Bolivia se han levantado contra sus gobiernos. Casi todos de ‘derecha’.

Los medios cubren desde su visión lo que ocurre, el vandalismo, los saqueos y la violencia que sacude a cada país; no obstante las causas de eso levantamientos y protestas sociales no tienen  el cubrimiento y la profundización que necesitan. Al parecer eso no es relevante, sobre manera para los dueños de estos medios.

Los medios de comunicación son la caja de resonancia del Establecimiento. Esto es de dominio público y cada vez se entiende mejor esta premisa. Los medios de grandes tiradas y de mayor difusión son esa parte esencial para mantener un estado de opinión uniforme que no cambie mucho el estatus quo.

El Paradigma Protesta

La academia ha tratado este asunto y le ha puesto un nombre: El Paradigma Protesta. Desde las década de los 70 vienen haciendo estudios donde involucran este concepto. Pero ¿Qué es el Paradigma Protesta? Consiste básicamente en la manera como los medios dedican esfuerzo y tiempo a cubrir el vandalismo, los saqueos y la violencia dejando atrás las causas de estos hechos. Esto hace que las protestas terminen narrándose como desviaciones a ‘nuestro’ orden social, en contra de los ciudadanos ‘pacificos’ y ‘trabajadores’ (los medios tradicionales se arraigan en general la representatividad de la nación). La implicación de este tipo de narrativas es la protección del status quo. Este tipo de cobertura tiene como fin, justificar la mano dura y la represión.

Así vemos a los grandes medios, y lo podemos ver de manera directa en Colombia. Si protestas debe hacerse de manera pacífica y con la camisa acuñada. Sino los medios y periodistas bien-pensantes salen a satanizar a estudiantes, obreros, e indígenas que logran alzar su voz y exigir un derecho. Así vemos a Julito o César Augusto Londoño defendiendo a los dueños del capital privado antes que los derechos fundamentales de los ciudadanos colombianos.

Los pueblos de Chile, Ecuador, y Haití han sufrido represión brutal de parte de los milicos. Colombia cada vez que hay una marcha las denuncias de  estudiantes desaparecidos, heridos y golpeados no se hacen esperar. Pero los medios salen a decir, sin mencionar que muchas de estas protestas son infiltradas por policías, que los violentos son los estudiantes y manifestantes.


#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *