Zapateiro señalado por vínculos con paramilitares en un expediente de hace 14 años

El general Zapateiro está siendo investigado por peculado cuando fue comandante de la Quinta Brigada en Bucaramanga entre 2013 y 2014

 

Eduardo Enrique Zapateiro Altamiranda es el comandante en jefe del Ejército colombiano, y es un hombre ha estado en centro de los reflectores por diversos temas. Todos relacionados con conductas non sanctas. A mediados de mayo se conoció que la juez que investiga al general Zapateiro estaba sufriendo hostigamientos por investigar irregularidades en el manejo de dineros públicos mientras fungió como comandante de la Brigada Quinta en Bucaramanga.

 

Luego siguió bajo los reflectores por estar participando en política cosa que la constitución prohíbe rotundamente a los militares colombianos. Hoy se volvieron a encender gracias a una crónica escrita por el periodista de Vorágine, José Guarnizo. Este reportaje “trata de un testimonio que rindió un hombre llamado Carlos Arturo Furnieles Álvarez y que hasta ahora el país conoce”. Una declaración que menciona una vieja alianza entre los paramilitares y una unidad del Ejército comandada por Eduardo Enrique Zapateiro cuando era capitán.

 

El expediente relata que “Carlos Arturo Furnieles ratifica lo manifestado en cuanto a la coordinación entre militares y autodefensas en versión del 16 de abril del 2009, donde habla del capitán Zapateiro, comenta sobre un desplazamiento en unos camiones hacia el sector El 40, jurisdicción del municipio de Chigorodó, narra la permisibilidad por parte de los militares para que las autodefensas pudieran cometer hechos contra la población civil, manifiesta haber estado en un simulacro (de combate) que se hizo para desvirtuarse a la población civil los nexos entre militares y paramilitares”.

 

En el expediente está relatado como Carlos Arturo Furnieles se dio cuenta de la connivencia entre militares y paramilitares, el vínculo entre unos y otros. Recuerda una vez que, siendo soldado, iba a bordo de un camión del Ejército que se estaba desplazando hacia el sector El 40, de Chigorodó, cuando apareció un retén de las AUC. Lejos de haber un enfrentamiento o un combate, Furnieles dice que simplemente los carros pasaron de largo.  

 

“Recuerdo que íbamos tres carros, íbamos al mando del señor oficial, capitán para ese entonces Zapateiro; estando nosotros  en la jurisdicción de Barranquillita (…) nosotros nos tiramos de los camiones pensando que era la guerrilla y los suboficiales nos dijeron que no, que eso no era guerrilla, que eso eran tropas del Batallón de Contraguerrilla 35 que estaban por ahí, pero como nosotros los militares sabemos cuáles son las áreas de cada unidad, nosotros sabíamos que por ahí no estaba ningún batallón de contraguerrilla”.

Zapateiro

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.