Video de una joven violada por una ‘manada’ de jóvenes recorre la web

Hoy, desde ayer, recorre la web un vídeo que muestra a un grupo de jóvenes al rededor de una mujer, joven también, manoseándola y riéndose, en un alto estado de alicoramiento. De fondo se escucha un vallenato. 



El Shabbat |



Desde ayer, recorre la web un video que muestra a un grupo de jóvenes alrededor de una mujer, joven también, manoseándola y riéndose, en un alto estado de alicoramiento. De fondo se escucha un vallenato.

Los jóvenes se ríen mientras tocan a la mujer en sus partes íntimas, la mujer está privada por el alto estado de alicoramiento. Esto hoy constituye un delito, pues si no hay consentimiento de todas las partes involucradas se considera, según la ley, violación: una batalla legal ganada por el movimiento feminista.

Todos los videos que se hacen virales terminan obteniendo atención de las autoridades correspondientes. Ojalá en esta ocasión no sea diferente, pues conductas como éstas se deben penalizar de tal manera que envíen un mensaje claro a la sociedad y sirvan de precedente para que no se repitan.

Estos hechos al parecer ocurrieron en el corregimiento La Peña de Ovejas, Sucre.

A continuación les compartimos algunos conceptos importantes para entender un poco más sobre este asunto.

Consentimiento (dar permiso/aprobación) es cuando una persona acepta hacer algo libremente. Cuando se trata de sexo, el consentimiento es obligatorio, todas y cada una de las veces.

¿Por qué importa tener consentimiento?

El consentimiento es cuando una persona acepta tener algo sexual con otra persona -sea besarse, tocarse, sexo oral, sexo vaginal o sexo anal. Antes de hacer cualquiera de estas cosas, se necesita saber con total claridad que ambas personas lo quieren.

Esto significa que para tener algún encuentro sexual con alguien, es necesario preguntar primero. Si no se pregunta antes de empezar a tocar, besar o tener algo sexual con otra persona, y él o ella no dice “sí”, entonces no se tiene el permiso de esa persona, y lo que se le haga puede ser considerado violación o agresión sexual. Es por eso que obtener consentimiento es fundamental.

Pedir permiso/obtener consentimiento no es difícil o extraño. De hecho, permite que las cosas sexis sean menos incómodas y confusas cuando hay un consentimiento claro; ofrece la seguridad de que las personas que están juntas quieren hacer las mismas cosas.

El consentimiento es:

Dado con libertad. No está bien presionar, engañar o amenazar a alguien para que diga sí. Y una persona no puede dar su consentimiento si está borracha, drogada o desmayada.

Revertible. Está bien decir “sí” y luego cambiar de parecer -¡en cualquier momento! Aun si lo han hecho antes o ya están los dos desnudos en la cama.

Estar informado/a. Solo se puede aceptar algo cuando se sabe todo lo que implica. Por ejemplo, si alguien dice que van a usar un condón pero luego no lo hacen, entonces no hay un consentimiento completo.

Estar entusiasmado. Cuando de sexo se trata, cada persona tiene que hacer lo que QUIERE hacer, no lo que la otra gente espera. Si la persona no se la ve entusiasmada (contenta, excitada o enérgica), es preciso detenerse y preguntar qué pasa.

Ser específico. Decir que sí a una cosa (como ir al dormitorio a tocarse y besarse) no significa que se está diciendo que sí a otras (como tener sexo).

Existen leyes que nos dicen quién puede dar consentimiento. Si la persona con la que otra se encuentra, está…

  • Borracha o drogada
  • Dormida o desmayada
  • Por debajo de la edad legal de consentimiento o es mucho más joven
  • Con alguna incapacidad que afecte sus posibilidades de entender

…entonces NO pueden consentir, y no está bien tener algo sexual con él o ella.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *