Opinión

¿Vicky Dávila hizo una advertencia que parecía una amenaza?

Vicky Dávila, la periodista de la ultraderecha colombiana, hizo el 2 de agosto de 2020 un trino en el que nos advertía a los colombianos qué podría pasar si apresaban a Álvaro Uribe Vélez.  Lo dijo claro y sin sonrojarse: “#AlvaroUribe Si a Uribe lo ponen preso, les doy una pésima noticia a sus malquerientes: no se acabarán los problemas que tiene Colombia. Tampoco llegará la paz que todos deseamos. Quizás la violencia se agudice. La corte tiene la palabra”. Estas fueran sus palabras. 

Y no era una premonición, o al menos eso parece, sino una advertencia clara. Los hechos le han dado la razón. Las alrededor del país se han recrudecido de manera tal que ya se siente un ambiente de terror como hace décadas no sentíamos los colombianos. Estamos reviviendo el peor momento de la guerra paramilitar de los noventa. Cuando llegaron los ‘pacificadores’ a los territorios dejando a su paso miles de muertos y desplazados en zonas que se convirtieron en fosas comunes inmensas.

Esta semana que está terminando dejó un saldo de tres masacres y 17 cuerpos. En el departamento de Arauca, en la sector conocido como El Caracol, cerca a la frontera con Venezuela, asesinaron a 5 jóvenes. Poco después conocimos sobre la masacre de El tambo, en el departamento del Cauca, en la que fueron asesinadas 6 personas. Al otro día, cuando no habían pasado siquiera 24 horas, otra vez nos vestimos de luto porque en La Guayacana, departamento de Nariño, fueron asesinados 6 jóvenes más. No muy lejos de all, en Samaniego, 9 jóvenes habían sido masacrados el 15 de agosto en medio de una fiesta.

¿Era esa la advertencia que nos hacía Vicky?

¿La violencia y barbarie se iban a disparar si se metían con el líder de la ultraderecha colombiana? Todos repetimos hasta el cansancio que nadie puede estar por encima del ‘Imperio de la Ley’. Como si esto fuera un mantra que nos protegiera de esa infamia que amenaza con acabar con nuestra paz y existencia. Hay muchos escépticos al respecto y otros aferrados a la esperanza de que las instituciones que administran la justicia en el país no se dejarán amedrentar.

Pero lo cierto es que hay también un Estado de opinión que está fabricando terror por medio de narrativas de odio y miedo; y para ello no sólo utiliza el discurso sino de hechos como los que hemos visto a diario en titulares de prensa y en redes sociales durante los últimos días.

El panorama es desgarrador: uribistas golpeando mujeres en marchas pro-Uribe, carteles de drogas tomándose a sangre y fuego los territorios, Fuerzas Armadas baleando campesinos. Todo en medio del caos más perpetuo que jamás habíamos visto.

El mensaje parece claro: si se meten con nuestro líder natural, esto es lo que va a pasar en el país. Así lo dijo Vicky en su tuit. Y mientras tanto hay quienes atacan las Cortes y piden cambiar la Constitución a medida de las necesidades del patrón.

Es por eso que debemos hacer resistencia y unirnos como sociedad civil. No dejemos que la violencia arrase con los hechos de paz que hemos ganado con los diálogos y la desmovilización de las FARC.


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *