Uncategorized

Venezuela como nos la quieren vender

Por Alexander Quiñones Moncaleano

La situación en es real, es dura, es caótica; podemos seguir con un sinnúmero de adjetivos que califican la situación del vecino. De eso se han encargado los grandes de comunicación, que más que comunicar lo que hacen es hacer propaganda y propagar ideología. No en vano se han denominado el cuarto poder. Las protestas, los asesinatos, la escasez, los “golpes del estado”, Maduro diciendo una que otra burrada: así nos la muestran día a día.

La mayoría de la opinión pública colombiana se cree el cuento y tal vez debemos darle un poco de crédito a los grandes medios, pues todos los días nos bombardean desde diferentes flancos con la situación de nuestros hermanos venezolanos: visual y auditivamente nos llegan las sensaciones de que el hermano del lado está mal. Y a eso se le suma la oleada de venezolanos que llegan a nuestro país a pedir una mano.

Pero Venezuela según la Comisión Económica para Latina y el Caribe está entre los tres países más equitativos de Latina y el Caribe (Uruguay, Venezuela y Ecuador), tiene una economía en crecimiento sostenible. Y en comparación con sus vecinos está por encima en muchos aspectos. Claro y no es ni el primero ni el segundo país más equitativo del continente. Y según la Corporación Latinbarómetro (2016) Venezuela superaba con creces la percepción democrática con respecto a sus vecinos, y que conste que esta corporación es una institución chilena de derecha. Pero aun así la siguen tildando de Estado fallido, como si nosotros acá estuviéramos nadando en prosperidad, equidad y respeto por las instituciones democráticas. Siempre habrá que buscar un chivo expiatorio a quien sacrificar. Y no se debería erguir como faro moral para señalar al país vecino, pues primero debería solucionar sus problemas internos que no son pocos y sí muy graves: corrupción, parapolítica, economía en declive y un largo etcétera que no nos deja muy bien parados para hablar de nadie.

Los testimonios no son pocos para darnos cuenta de que la cosa no es como nos la quieren vender. Si nos basáramos en la cantidad de migrantes venezolanos que hay en Colombia y en el mundo para decir que Venezuela está colapsando, podríamos preguntarnos por la diáspora colombiana en Chile por ejemplo, o la diáspora peruana en España. Además sabemos que Colombia es el país con más desplazados internos en el mundo. Y ni qué decir de la pobreza extrema que vive nuestro país, los cinturones de miseria que sabemos, como colombianos que conocemos el país, que existen por doquier. Ahora mismo tenemos un grave problema institucional de corrupción, pero es más fácil mirar al vecino que ejercer nuestra responsabilidad política como ciudadanos que nos vemos afectados por una política corrupta e irresponsable.

Las imágenes que muestra el empresario vasco Agustín son elocuentes o por lo menos dicientes. Pues no es como nos cuenta la prensa tradicional, que en Venezuela no hay que comer. Es claro que hay dos Venezuelas, dos países, como en muchos lugares del mundo. O acaso en Colombia no pasa lo mismo. La conclusión que saca Agustín es: “Si tienes dinero hay Whisky 18 años, Exquisito Ron Venezolano, Champagne Francés, Vodka ruso o sueco, bombones belgas, carnes sabrosas, langosta, ropa de marca, restaurantes exclusivos, discotecas espectaculares, playas con yates, clubs de golf, de hípica, de tenis, de futbol y todo un país dentro de otro país donde no hay pobres, las mujeres y los niños son rubios, van a colegios exclusivos, universidades exclusivas, y se divierten en la Isla Tortuga o el Archipiélago de Los Roques, donde los únicos negros o pobres son los camareros, el servicio o los de seguridad”.

En sus comentarios, Otxotorena explica que hay un sector privado que juega al desabastecimiento, y al que no le importa vender menos o no vender, ya que hay una alta concentración de la oferta y saben que volverán a recuperar mercado cuando se den las condiciones que ellos quieren.
“Por cierto, si alguno piensa que como vivo aquí me estoy alimentando de comer palomas y perros callejeros, tal y como ha ido difundiendo algún desgraciado, le acepto su ayuda humanitaria y que mande dinero en concepto de caridad y esas cosas… Le prometo fotos pimplándome un buen rioja y un plato de jabugo a su costa”, señala en otro comentario.

Su conclusión es que se trata de una guerra contra el pueblo venezolano, cuyo carácter criminal y golpista es alentado por unos medios internacionales “que no soportarían ni aguantarían ni en la décima parte si estos comportamientos se produjesen en sus países.”

Esta es tan solo una de las tantas manifestaciones que hay en torno al tema; venezolanos que saben que las cosas no son como las muestran. Donde hay una oposición hablando de dictadura y lo más paradójico es que se expresan con voz en cuello; una dictadura que permite que la oposición hable y se tome los medios para mostrar su visión de país.

no critiques, crea

2 thoughts on “Venezuela como nos la quieren vender”

  1. Hi Alex,

    I saw you tweeting about wordpress and I thought you might be interested in my new plugin WP Social Traffic PRO.

    You can get 100% FREE Fully AUTOMATED traffic from Facebook to any webite you want!
    Trust me! 100% REAL Visitors on AUTOPILOT…

    See how it works https://goo.gl/UdN3zt

    Keep making great stuff!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *