Uncategorized

Tomorrow. Mañana. Demain.

Hay un movimiento alrededor del mundo haciendo cosas para cambiar el mundo. El énfasis está en el gerundio, “haciendo”, no hablar sobre lo que le sucederá a nuestro planeta , no, simplemente está haciendo cosas, pequeñas, sutiles, pero impactantes para cada integrante de su comunidad y de paso del planeta. No es un secreto que el planeta está siendo devastado por nosotros, que en muchos espacios académicos hemos sido comparados con los virus, que invaden un cuerpo, lo saquean, lo dejan en la miseria y lo abandonan. El planeta para algunos expertos no tiene ya salvación, para otros más optimistas, si lo tiene, pero debemos comenzar ya a reparar y enderezar nuestro camino, porque si no lo hacemos así estaremos al borde de un . Para estos últimos lo máximo que tenemos son veinte años para dar el timonazo y cambiar nuestra cultura. Y se puede, y de hecho hay movimientos alrededor del mundo que lo están haciendo, en todas las latitudes, en muchos países y culturas. Trataré de dar pistas sobre estos lugares, personas y movimientos que ya han logrado hacer un pequeño cambio en sus rutinas, en sus estilos de , en su concepción del mundo y así lograron contagiar e impactar a más personas.

Las maneras de ver, transformar e impactar a las personas pueden ser muchas y variadas, de maneras muy pequeñas o grandes, seguras o yendo a tientas. Nos guiaremos por el hermoso y sofisticado documental Tomorrow, que fue guiado desde la alimentación y la , de la producción fabril, la y la . El documental arranca de manera cruda, diciéndonos de manera contundente lo que le está pasando al planeta y quien lo dicen y donde lo dicen: un informe publicado en la Revista Nature por un bloque de 21 científicos (el informe fue publicado en el año 2012, bajo la dirección de Liz Hadly, bióloga, y Tony Barnosky, paleontólogo), que anuncia el eventual fin de nuestra humanidad: cambios climáticos, destrucción de la tierra, y el crecimiento poblacional nos están llevando a un punto de inflexión. Los científicos dicen que la Biología actual de la Tierra cambiará totalmente, como mínimo según este grupo de expertos, el cambio será tan grave como la última glaciación hace casi 11 mil años. La pregunta no deja de llamar la atención: ¿estamos al borde de una extinción en masa, parecida a las catástrofes globales del pasado, en que casi todas las especies fueron eliminadas en una catástrofe geológica? El documental arranca de manera alarmante, sin embargo va llevando de a poco a la esperanza y contando historias y proyectos de vida que han logrado hacer la diferencia con pequeños actos de libertad y conciencia de que el mundo puede ser salvado.

La primera experiencia que muestran es la que está sucediendo en este instante en una de las ciudades que en su momento fuera una de las más desarrolladas y debido a la crisis automotriz, pues era una ciudad dedicada a la producción fabril de autos, se fue al abismo financiero y social. Desde 1960, la población de , Michigan, disminuyó de dos millones a setecientos mil personas. La pregunta que lanzan es la siguiente: ¿cómo podemos alimentarnos de un modo diferente ahora mismo? La ciudad contaba con una monocultura industrial y la gran mayoría trabajaba en la industria automotriz, pero cuando la ciudad colapsó los empleos desaparecieron, la gente también, casas y edificios fueron abandonados en masa, y empezó a ser casi imposible encontrar productos frescos. La gente que se quedó en la ciudad, la mayoría de clase baja, decidió hacer de la ciudad una granja, y así lo hicieron, se remangaron las camisas y empezaron el trabajo duro de cultivar su propio alimento. Hoy por hoy tiene a rededor de veinte mil voluntarios y mil cuatrocientas granjas y huertas orgánicas. Así cambiaron un modo de vida para una ciudad entera, donde se podría decir que son auto sostenible en cuanto a alimentación se refiere.

Llegados a este punto nos damos cuenta que la alimentación es un punto esencial de la vida del hombre en comunidad, y que hay diversas maneras de abordar el asunto, desde la agricultura a pequeña escala, la permacultura y la ya conocida y para muchos nefasta agricultura a gran escala hecha por corporaciones que poco producen y e impactan al planeta de manera negativa por sus grandes emisiones de CO2 y el acaparamiento del capital. No queda más que invitarlos a pensar en el cómo vamos a manejar nuestra casa y como vamos a alimentar a nuestros hijos, entre otras tantas cosas que debemos tener presentes si queremos seguir viviendo en este adorable trozo de tierra.

Foucault en muchos de sus libros lanzó una pregunta: ¿por qué no interesarnos por la política? Y como todas sus interrogantes, terminaban siendo capciosas. La política lo atraviesa todo, la política es la vida misma, pero la política no es lo que deciden nuestros parlamentarios y ministros en asamblea cerrada, la política va mucho más allá de eso; la política es la manera como vivimos e intervinimos desde nuestros pequeños entornos hacia fuera y así conquistar Αρχαία Αγορά y transformar primero los micro universos para así revolucionar el universo entero.

El documental da un vistazo a esas formas de cambio que se han logrado alrededor del mundo: en economía, modelos que crearon papel moneda local y cómo lo lograron, en política muestran el caso de , el único país de la tierra que logró juzgar a sus banqueros y primeros ministros y llevarlos a la cárcel, y no solo esto, sino que diseñó sistemas de control que no permitieran que esto volviera a suceder, donde los controles de poder fueran efectivos e inclusivos. El documental trae al debate la manera como se maneja la Democracia actualmente en el mundo y lo nefasto que ha sido en muchos lugares del planeta. Y proponen la idea de elegir no por votación sino por sorteo los puestos de elección popular como las alcaldías, gobernaciones, senados y presidencias. Una idea temeraria pero que según algunos estudiosos han funcionado en el sistema judicial, por ejemplo, cuando a un ciudadano del común lo nombran jurado, le dan la información y la preparación adecuada lo hace en la mayoría de los casos de manera positiva. Y no podía dejar de mostrar la educación como cambio de paradigma a la hora de cambiar el mundo.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *