Uncategorized

Rosie la remachadora, la historia detrás del icono

Por Alexander Quiñones Moncaleano

Este usado desde hace más de medio siglo como símbolo del poder femenino, ya está mostrando su verdadero origen y su verdadera función. Hace unas horas la escritora española escribió un hilo que está haciendo carrera entre los usuarios de la red del pajarito. El hilo cuenta la del icono.

Para empezar cuenta Gloria el personaje fue creado por un hombre. El publicista encargado de crear a fue J. Howard Miller durante la segunda guerra mundial con el fin de invitar a las mujeres que realizar trabajo tradicionalmente masculino por la falta de mano de obra de estos dado que se encontraban en la guerra. Pero lo que no nos contaron fue que a estas mujeres, además de la supremacía blanca, les pagaban el 50 por ciento de lo que se le pagaba a los hombres, y a las mujeres negras no alcanzaban ni a esta cifra.

Fue un icono que se posteo por toda la nación americana por muchos canales y medios. Cumplió su papel. Las mujeres salieron a hacer lo que se les pedía. Pero inmediatamente después acabada la guerra, la misma Rosie la volvió a pedir a las amas de casa que regresaran a ocupar el lugar que les correspondía. Howard Miller sabía muy bien el poder del marketing y lo utilizó de manera adecuada para manipular y obtener los resultados deseados.

Por eso para la escritora y feminista Gloria Fortún el no tiene porque convertirse en un slogan o en una mercancía para ser vendida, y ser cómoda fanfarria, sino todo lo contrario. El es una herramienta que debe incomodar desde donde se le mire, no es un poster bonito, ni una camiseta para lucir, sino en palabras de Fortún: “El no tiene que molar. Tiene que incomodar. Tiene que destruir para construir. No es autoayuda, ni una moda. Es .”

El análisis de Rosie no pudiera ser ya más pertinente que en este tiempo, donde sabemos que los microfascismos, como los no son micros x pequeños sino porque son aceptados y por tanto pasan x desapercibidos. Yo creo que retrocedemos es lo que Susan Faludi llamaba backlash o reacción, ese ataque que recibe un colectivo cuando va ganando derechos. Sucede en historia periódicamente.

No nos queda más que dar las gracias a Gloria Fortún por esta gran reflexión y que termine ese dialogo con sus seguidores de manera tan elocuente, cuando dice que: “el feminismo no está (solo) para empoderarse individualmente a modo de libro de autoayuda sino que es un movimiento COLECTIVO para luchar por el bien común. Habla de eso Jessa Crespin @thebookslut en su libro, aún no traducido lamentablemente.”

Si quieren saber quién es Gloria Fortún la Pueden encontrar en la red social Twitter como @gloriafortun.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *