Uncategorized

Los muchachos que nunca fuimos en el universo

Por Alexander Quiñones Moncaleano

La generación que nació después de 1970 es una generación simple. Se dio cuenta que podía recorrer el mundo con tan solo una cosa: deseo. Esa generación empezó a viajar y a correr los límites que se conocían hasta el momento. Es una generación que de estar vivos los que nacieron a partir de ahí están entre los 48 y los 1 años de edad. Esos que tienen hoy 47 desafiaron los límites, y se dieron cuenta que podían ser, hacer y conocer más de los que sus padres lo hicieron. Y así cada uno de los que siguieron. Hoy un chico de 22 ya tiene por lo menos un doctorado, y le ha dado la vuelta al mundo en ochenta días, sabe cuatro idiomas, es escritor, influencer o mago. Muchos saben de programación y han inventado las apps que nos entretienen hoy.

No es casualidad que diga “Think Different”; cosa que hizo Steve , tras volver del despido de su propia compañía en 1997, y de ahí en adelante siguió utilizándolo: Think Different. Dos palabras que de una forma u otra describe a la generación que nació después de 1970. Yo se que mi abuelo no se imaginó poder hablar a través de un aparato sin cable alguno conectado a un puerto o pared. Mi abuelo un hombre que nació en 1913 y que murió cumpliendo 98 años de edad, no se atrevió a pensar diferente. Tin no hace sino decir tras cada entrevista que si lo podemos pensar lo podemos hacer. Para la gente que nació a principios del siglo XX esto no era un , solo unos pocos lo hicieron, entre ellos Nikola Tesla, pero el resto jamás, ni siquiera lo pudo pensar. Para muchos este salto cuántico se dio gracias a la creación de la web, en este caso gracias a Tim Berners-Lee y a otro puñado de genios que ni siquiera sabían que lo eran. Berners-Lee fue un sujeto sui generis dado a su poco interés de poseer y más bien de compartir su gran hallazgo con el entero. Al dejar que la www fuera open source le dió la posibilidad inmensa de expresión, y cuando hablo de expresión lo digo como lo decía el filósofo serfardí Baruj .

La generación que transformó la manera de conectarse con el mundo es la generación que quizá vea perecer el planeta. Para muchos críticos, la modernidad fracasó. Hoy hay al rededor del mundo muchos hombres de letras, de ciencia y tecnología, diciendo a voz en cuello que el fracaso de la modernidad es contundente. Para mi esto es una verdad parcial. Aún hay esperanza, y quizá está en la mente de esos chicos que hoy tienen entre 47 y 0 años de edad. Ellos le pueden dar la vuelta a todo este mierdero. Y quizá lleguemos ser los que nunca .

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *