Uncategorized

Hiroshima y Nagasaki, a 72 años del bombardeo nuclear

Por Alexander Quiñones Moncaleano

La segunda mundial dejó tras de sí millones de muertos y muchas regiones devastadas como nunca antes se había visto en la historia de muerte y desalación que es la . Y esto por una razón irrefutable: el desarrollo tecnológico, desarrollo que trajo consigo la implementación de armas de destrucción masiva, y gases letales que exterminaron poblaciones enteras. La segunda mundial comenzó en el año de 1939 y fue escalando e involucrando a la gran mayoría de países occidentales. Unos en un bando otros en el otro. Había dos ejes hegemónicos, como hasta hoy al parecer sigue habiendo.

desafió a las potencias occidentales y les declaró la guerra, al punto de casi vencerlas. Sin embargo, EEUU estaba trabajando en la construcción de la famosa , llamada en ese entonces Proyecto Manhattan, dirigido por el gran físico de origen judío, Julius Robert Oppenheimer. Y estaban ejecutando el proyecto de manera maratónica pues Alemania estaba en similar situación, creando la misma arma. Seria definitivo para la resolución del conflicto para un bando o para otro quien la construyera primero.

Sin embargo no tenía intención de ingresar a la guerra, a menos que fuera necesario. Así fue. Aunque la Segunda Guerra Mundial comenzó en 1939, no fue sino hasta diciembre de 1941 que EEUU entró en la guerra, luego del ataque japonés sobre la base naval norteamericana de Pearl Harbor.
En 1945 del 6 al 8 de mayo después de la toma de Berlín por parte de los rusos y los aliados Alemania se rindió y ya el peligro de una inminente amenaza nuclear era cero. Pero estados Unidos seguiría con sus planes de utilizar la mortífera bomba, para dejar un precedente de su poder y dominio hegemónico. Así empezó la planificación del uso de la bomba que se le dio el irónico nombre de ‘Little Boy’. Estados Unidos y los aliados pidieron a la rendición, cosa que los nipones ni siquiera contestaron. El presidente de turno de la recién aparecida súper potencia, Harry Truman declaró objetico militar a 5 ciudades dando como hora cero el 3 de agosto de 1945: Kokura, , Yokohama, Niigata y Kioto, añadiendo posteriormente, incluyeron en la lista a .

El 6 de agosto, a las primeras horas de la mañana, la bomba atómica ‘Little Boy’ fue disparada desde el bombardero ‘Enola Gay’ sobre el centro de la ciudad de Hiroshima. La explosión, con una potencia de 16 kilotones, se produjo a 600 metros de altura, borrando prácticamente a toda la ciudad del mapa; solo los edificios más resistentes quedaron en pie.
Tres días más tarde, el 9 de agosto de 1945, un nuevo ataque fue disparado por las fuerzas americanas. El objetivo principal era la ciudad de Kokura, pero a causa del mal tiempo el bombardero ‘Bockscar’ decidió cambiar de rumbo a favor del objetivo secundario de la misión: Nagasaki. Y esto decidió la suerte de una ciudad y de miles de vidas. Así, a las 11:02 la bomba atómica ‘Fat Man’ explotó a 503 metros de altura sobre la ciudad con una potencia de 21 kilotones. Con estos ataques en dos ciudades murieron entre 140 y 230 mil personas. Y miles más murieron a causa de los efectos radiactivos. Este mes estamos recordando los setenta y dos años de uno de los desastres nucleares y perversos que la historia haya registrado.
Para muchos críticos el ataque sobre estas dos ciudades solo tenía como objetico dejar clara la supremacía de Estados Unidos en el mundo. Japón ya prácticamente estaba derrotada, después de la entrada de a la guerra, solo era cuestión de días para que firmara la capitulación. Expertos en guerra y política internacional se han pronunciado diciendo que el bombardeo no fue legítimo y mucho menos necesario, fue una demostración desproporcionada de poder por parte de una nación que empezó muy temprano a ejercer su poder y supremacía de manera exagerada.
Nunca se ha retractado y menos pedido perdón por ese crimen de guerra donde murieron miles de inocentes, incluyendo niños. Hasta el año pasado, un presidente de Estados Unidos visitó Hiroshima, Barack Obama, en 2016. El mundo entero sigue pidiendo reparación por parte de la nación más poderosa de la tierra, no solo a Japón sino al mundo entero.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *