Uncategorized

Claudia López en el camino hacia la presidencia

Nayive es una política colombiana que emergió a la vida política del país tras estar muy activa en el movimiento estudiantil que le dio vida a la Constitución del 91. Nació por el año de 1970 en Bogotá y estudio finanzas, gobierno y relaciones internacionales en la Universidad Externado de . Realizó estudios de maestría en la Universidad de Columbia NY y actualmente cursa un doctorado en ciencias políticas en la Universidad Northwestern en Chicago con una beca . (pregunta suelta: cómo se gana esta beca)

En 2010 editó el libro “Y refundaron la patria”, que desentraña los nexos entre los grupos armados, el narcotráfico y la clase política colombiana. Y entre ese año y 2011 publicó varias columnas de opinión en La Silla Vacía.

Ha sido investigadora de la Corporación Arcoiris y del Observatorio Político de la Misión de Observación Electoral de la sociedad civil, así como analista política en diferentes medios, como Caracol Hora 20.

Su carrera política la inició al lado de Enrique en la alcaldía de 1998, siendo secretaria de Acción Comunal. Allí se embarca en un sinnúmero de malas compañías como la del mismo , un personaje nefasto de la política del país, que entre otros lujos que se ha dado está en primer puesto el mentirle al país sobre su titulación, mentira que ha pervivido en el imaginario colombiano por dos décadas, quien siempre lo ha creído un tecnócrata de los mejores abolengos. Sus amigos son de la talla de Carlos Fernando y Rodrigo Restrepo, ambos pertenecientes al partido político que riñe el primer puesto en corrupción, pero claro ellos son unos tipos sanos que lo único que hacen es trabajar por el país, sin importar que hayan dado avales a personajes como Oneida Pinto y se codeen con caciques como Kiko Gómez, condenado a más de cuarenta años de prisión por asesinato.

Pero claro a uno no lo pueden juzgar por las actuaciones de sus amigos y copartidarios mucho menos, sin embargo la sabiduría popular es muy clara al sentenciar cuando dice dime con quién andas y te diré cuánta plata lleva en los bolsillos, eso perdón, te diré quién eres.

Claudia critica con vehemencia a Uribe y a otros tantos, pero guarda un silencio cómplice con otros, como dicen por ahí, uno no puede criticar solo a los enemigos, sino con mucha mayor razón a los cercanos o amigos. Y esa es una de las razones más claras que tengo particularmente para sospechar de Claudia y sospecho que hace parte de una clase política tradicional y marrullera.

Ahora mismo va a la o al menos está buscando un cupo con otros buenos muchachos como Sergio Fajardo que no da explicaciones a sus electores y los mira con desdén como hacen tantos políticos de mi querida tierra, no hace mucho se le preguntó por el escándalo de La Biblioteca y respondió que daría explicaciones cuando a él se le diera la gana, y esa es la supuesta seriedad que defienden. Claro que si a mí me ponen a elegir entre el combo de Claudia López y el de Vargas, sin pensarlo escogería a López, porque como siempre nos toca escoger a menos malo, cosa que no debería ser así, pero debo recordar siempre las palabras del filósofo: no sea iluso.

Claudia ha hecho una carrera política con cierto grado de franqueza pero creo que aún debe purgarse de ciertos males y tomar distancia de una casta política que le ha hecho tanto daño al país, y así podemos confiar en que represente una renovación en la política colombiana. Y llegar a un cambio institucional que es el que realmente se merece el pueblo. Amanecerá y veremos.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *