Uncategorized

Amaranta Hank, una estrella en la red

Por Ángel Advíncula

Alejandra Omaña, su nombre de pila, una cucuteña de veintitantos años con unas curvas irresistibles y una cara hermosa, pelo corto por rebeldía y toque diferenciador. Tiene un centenar de miles de seguidores en sus redes sociales. Su atractivo performance es un asunto llamativo, tanto para hombres como para mujeres, y no solo la podemos ver en redes sino en teatros, pues cada tanto por tanto llena teatros en ciudades como Cúcuta, Bogotá, Medellín y Santiago de Cali. No es una mujer de pocas carnes, más bien es robusta y grande.

Si uno se aventura por su TL en sabe de inmediato que además de curvas, tetas y coño tiene cerebro. Se ha sabido abrir paso en un mundo por lo demás asaz competitivo. El TL da cuenta de: , , actriz , y remata con una sentencia: “My pussy, my rules”. Y ni hablar de ir a uno de sus performance, al cual tuve la oportunidad de ir en Medellín y valió cada peso que pagué para poder estar cerca de la chica inteligente y voluptuosa que es . Feminista y activista de los derechos y deberes de la mujer; una de sus características. No se queda callada frente a esas injusticias heteronormativas que cruzan y pueblan nuestro universo poético o no tan poético.

No le faltan críticos y detractores, que dicen que Amaranta es una pequeña creación del sistema, que hace parte de los aires de la época, yo pregunto: ¿Quién no? Que llamar la atención con poses y mostrando el cuerpo no es más que prostitución disfrazada. No le faltan críticos, repito, pero en tiempos de tanta gloria efímera no hay que pararse a prestar demasiada atención a la gente que lo mejor que hace es criticar sin hacer mayor cosa; esos activistas de sofá que no pueden concentrarse en un proyecto por más de diez minutos y que se creen con sobrados derecho en despojar de sus logros a cualquiera sea lo que sea que haga. Ejemplos de esto en nuestro país hay muchos, destrozan ciclistas porque quedan de segundos, o en el top 10 del Tour de Francia; equipos de fútbol, jugadores y un larguísimo largo etcétera. País de cafres escucha uno de cuando en cuando en redes y esquinas de universidades. Pero el antídoto a este fenómeno no es más que seguir trabajando y creando, seguir haciendo lo de uno sin escuchar a los resentidos de sofá.

Y es esto precisamente lo que hace la mamacita Amaranta Hank. Los invito a ver sus videos, sus shows en vivo y revisar sus redes sociales y podrán darse cuenta que hay gracia, trabajo, inteligencia, disciplina y sobre todo mucha paciencia. Colombia necesita gente que haga, que cree, y crea en lo suyo. Pues es precisamente por esto que se critica a la gente, a Amaranta la critican porque no es una matemática consagrada, una intelectual formada en Paris VIII o una gran ejecutiva de Odebrecht. Pero está creando desde su saber hacer y eso es más importante que cualquier otra cosa; pues es expresión pura del espíritu absoluto.

Desde acá le seguiremos los pasos a Alejandra Omaña o Amaranta Hank. Y ustedes la pueden seguir en sus redes:

Twitter: @AmarantaHank
: @AmarantaHank
Private Snapchat: fancentro.com/amarantahank
Página: es.pornhub.com/amarantahank

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *