Jorge Ramos, un periodista incomodo

Jorge ramos estuvo en Colombia, y como siempre dejó muchas reflexiones y preguntas para rumiar.

, un

Por

Jorge ramos estuvo en Colombia, y como siempre dejó muchas reflexiones y preguntas para rumiar. Verlo hablar y escuchar lo que dice deja la sensación que siempre hay que hacer un esfuerzo extra en este trabajo de periodista. En el trabajo de informar de manera seria, contundente y frentera hay que ser osados y debemos arriesgar muchas cosas para hacerla bien.

Todos admiramos a Jorge Ramos, lo admiramos por su coraje y su necia conducta ante los poderosos. Es famosa la entrevista que le hace a Álvaro Uribe Vélez donde lo saca de casillas, cosa que no es difícil, pero el logro es hacerle la pregunta que le va a incomodar, su logro es que Uribe acepte la entrevista, porque todos saben que Jorge no se va a quedar callado.

Jorge Ramos nació en Ciudad de México en 1958. Es el mexicano que sabemos que no se va a rajar, ese mexicano que describe Octavio Paz en El Laberinto de la Soledad, ese que ha servido de talanquera contra el intervencionismo cultural gringo. Ese que estudia y se hace fuerte para poder acceder al poder y hacerle críticas. Ayer cuando lo escuchábamos hablar, se nos ponía el alma chiquita escuchando su voz potente y su actitud humilde sobre manera ante los más jóvenes. Y nos dejó muchas lecciones.
Ramos siempre habla de poder, pues sabe que nunca será suficiente para que le hagamos eco ante esta situación. La frase que más me ha dado vueltas en el cráneo es esa que reza: “Nuestro trabajo, como periodistas, es cuestionar a los que tienen el poder”. En tiempos de tribulación como los que vivimos hoy en Colombia no podemos más que escuchar y tomar nota de esas palabras, porque necesitamos cuestionar a nuestros gobernantes que se roban 50 billones de pesos anuales del erario, donde ningún estamento está libre de pecado, el cartel de las cortes, los senadores pagando dadivas y el jefe de Estado investigado por el caso Odebrecht.

Jorge Ramos siempre será un outsider, o al menos eso esperamos que sea, siempre. Ha anunciado que se va de la pantalla de televisión, que se siente anquilosado, ya en ese puesto, y que sabe que hay otros medios para seguir cuestionando a los poderosos, y llegar a los que debe llegar, a los jóvenes. Jorge ramos es ese que no se calla ni siquiera ante el hombre más poderosos del mundo, sí, Donald . Jorge Ramos no oyó la orden de silenciarse que le dio Donald , en Iowa, cuando era el candidato a la Presidencia de Estados Unidos, y le empezó a hacer preguntas incómodas sobre su prometida política antinmigrantes que hoy es una realidad. En esa ocasión, siempre, Ramos sigue su regla básica, su mantra periodístico: hacer las preguntas incómodas y enfrentarse al poder. Lo expulsaron de la sala de medios, pero no se amedrantó, y logró mostrar la verdadera cara de , un ser intolerante y mezquino. Pero todo fue un juego de Go, muy bien medido y matemático, esto fue la respuesta de Jorge Ramos por la conducta de al publicarle una carta que Jorge le había enviado sin tener la delicadeza de borrar su número móvil. Ramos cuenta que recibió muchas llamadas cargadas de odio.

Insistimos que Jorge Ramos será un faro a seguir y maestro del que aprender será siempre un placer.

Muchas lecciones dejó por su visita a Colombia. Acá les dejamos algunas frases para pensar en el quehacer periodístico:

“Lo primero que les digo a los periodistas es que no hay billete y no sabemos cómo ganar dinero a través de internet”
“La maravilla de nuestra profesión es que siempre vamos a ser jóvenes y rebeldes, no importa la edad que tengamos”.
La posición de cada uno debe ser siempre cuestionar y dudar de cualquier información oficial. Si tenemos esa actitud con todo, vamos a obligar al alcalde, al gobernador, al presidente a que nos pruebe que lo que nos dice es verdad”.
“Los periodistas somos unos pesados. Y es nuestro trabajo”.
“Los dreammers (jóvenes inmigrantes indocumentados) me enseñaron una lección, que el primer paso es perder el miedo. Cuando hago las entrevistas sé la pregunta que tengo que hacer, y si no la hago, la embarro”.
“Sabes cuál es la pregunta que debes hacer en cuanto te empiezan a sudar las manos y el corazón empieza a correr”.
“El periodismo es un servicio público y nuestro deber es reportar la realidad tal como es, pero la función más importante es cuestionar a los que tienen el poder, obligarlos a que rindan cuentas. Si no lo hacemos, no le podemos echar la culpa a nadie”.
“Los periodistas, en ciertas ocasiones, estamos obligados a dejar la neutralidad. Para mí, en seis momentos específicos: en casos de racismo, discriminación, corrupción, violación de los derechos humanos, mentiras públicas y democracia. En esas situaciones estamos obligados a tomar partido”

“Soy un dinosaurio. Llevo 30 años haciendo esto pero me estoy mudando de las grandes pantallas a las que son cada vez más pequeñas y ahí voy a vivir porque si no lo hago, si me quedo en la televisión, el próximo año me entierran”.
“Nuestro trabajo no sirve para nada si no nos creen. Y no nos creen porque estamos muy pegados al poder. Lo único que funciona es la absoluta transparencia”.
“Si tengo que elegir entre ser amigo o enemigo de los gobernantes, prefiero ser enemigo, porque si somos contrapoder la gente no nos va a creer”.
“Estamos en tiempos extremos y nuestra reacción debe ser apropiada al momento que estamos viviendo”.
“Si viviéramos en una sociedad democrática, donde las decisiones se toman con votos, donde no te matan por reportar, se podría hacer periodismo con neutralidad”.
“Los más felices y exitosos no son los que se llevan más likes a la tumba”.
“No hay ninguna noticia que justifique la muerte de un periodista. En el caso de Venezuela, de México, de Corea del Norte, primero va la seguridad del periodista que cualquier otra cosa”.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*