Uncategorized

Germán Efromovich, el discurso de desprecio del poderoso

Por Alexander Quiñones Moncaleano

es un empresario boliviano de origen judío-polaco. Hijo de inmigrantes judíos cuyas familias padecieron el exterminio nazi, nació el 28 de marzo de 1950 en La Paz, Bolivia. Vivió sus primeros años en Bolivia, parte de su infancia en Chile y años después se nacionalizó brasileño, teniendo actualmente también nacionalidad colombiana. Su historia está contada de manera legendaria, mostrándolo como un hombre que escaló posiciones, desde vender enciclopedias puerta a puerta, hasta maestro de una escuela privada en São Bernardo do Campo en Brasil.

Es un pulpo que tiene tentáculos en muchos sectores de la industria, el comercio y la diversificación es su especialidad. Fundador del prestigioso Synergy Group, que maneja desde petróleo, aviación hasta agricultura.

Un hombre nacido en el no muy lejano 1950, su familia salió huyendo de la persecución nazi y se estableció en Suramérica. Hoy es uno de los hombres más poderosos de esta parte del hemisferio y tiene una pelea casada con el sindicato de pilotos de en que hoy está en un gran paro y tiene a medio país en vilo tanto por el transporte como por la manera cómo afronta esta situación. Efromovich es como todos los poderosos, cree que el mundo es de ellos y los demás vivimos alquilados.

Y le importa un comino expresarlo a la opinión publicada, ¡ojo!, a la opinión publicada que es diferente a la opinión pública, opinión publicada que tiene en el bolsillo por medio de su musculo financiero. Esto quiere decir que pueden hacer las mejores de las estrategias digitales necesitadas en un momento como estos de crisis y que ellos saben y pueden solucionar de manera eficaz, pues esta es entre otras razones por lo que son la compañía líder del mercado aeronáutico del país. Ya el análisis lo hizo el portal : “Por un lado está el ejercicio de Avianca que muestra potencia al momento de construir contenidos urgentes, bien elaborados, con herramientas simples y mensajes exactos, manejando hashtags precisos que para lo es la ruta clave.
#YoNoParo es el hashtag buque insignia de la campaña de relacionamiento con el primer gran afectado de la huelga, el pasajero.
La pieza audiovisual recoge un rosario de testimonios pre elaborados, frases cortas y con libreto en una puesta en escena perfecta de 16 segundos de duración.”

Sin embargo nosotros venimos a centrarnos en el video que le da la vuelta al país y al continente, donde Germán Efromovich condena expresa y abiertamente a los pilotos.

En este video los trata de “insignificante minoría”, de “irresponsables” y pasa a calificarlos de manera mucho más fuerte, “actitudes criminales”. Es decir los criminaliza por su derecho a la protesta, al paro, en una democracia que la hacen sus ciudadanos y no los poderosos. El desdén de Efromovich por sus trabajadores es palpable, un desdén que podría decirse que pasa a aborrecimiento. Un total irrespeto por las personas, ese es el del , ese es el discurso de muchos alrededor del mundo. Trump, Le Pen, entre muchos otros.

Efromovich sabe que puede decir lo que quiera y dificilmente lo van a tocar. Pero, ahí está la opinión pública para hacerle frente, y pedirle respeto por sus trabajadores que son personas y que al fin de cuentas son las que mueven su negocio y a los pasajeros colombianos, que deben estar en condiciones laborales excdelentes para la seguridad de todos.

ver el video:

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *