Uncategorized

Apple: el futuro de la realidad aumentada

La se ha vuelto un asunto que ha tomado gran fuerza en el mundo de la mano de Pokémon Go, pero cada vez son más los grandes tecnológicos que se interesan en esta .
Es posible que para compañías como tiene mucho más potencial que la realidad virtual.
Su CEO, , lo dejó explícito y claro. “La realidad aumentada (RA) abarca más que la realidad virtual (VR), probablemente con diferencia, porque nos da la posibilidad de estar presentes y de comunicarnos, pero también de que disfrutemos de otras cosas a nivel visual”, dijo en una entrevista con la cadena estadounidense ABC News.

Hace unos días, durante su visita oficial a Japón, el líder de Apple reiteró su enfoque y expresó que su empresa “apuesta por la realidad aumentada a largo plazo”.

Y es que, aunque Cook no descarta el desarrollo de aplicaciones de realidad virtual -en educación o entretenimiento-, considera que ésta es limitada en comparación con la realidad aumentada.
¿Esto qué significa? ¿Qué se diferencias hay entre ambas tecnologías y qué usos pueden tener?
Tal y como expresan desde la compañía de aplicaciones AR Soft, la realidad virtual “consiste en enclavar al usuario en un mundo diferente”, mientras que la realidad aumentada le permite “ver en el mundo real con información añadida”. Sutil pero clara y complejamente diferentes, al punto que puede haber un abismo de transformación tecnológica entre las dos.

La realidad virtual admite crear un mundo virtual a través el diseño gráfico en 3D, elucidan los especialistas. Un mundo en el que “no existen fronteras claras y en el cual podemos ver, crear y hacer lo que deseemos”.

Pero, si bien es cierto que la experiencia es cada vez más “realista”, la base sobre la que se asienta es un mundo de fantasía. Y ésa es la primordial discrepancia entre ambas.
Lo que hace la realidad aumentada es complementar mundos virtuales a una realidad ya existente, en lugar de crear esa realidad desde cero.

Por eso, cada una de estas tecnologías tiene afanes podría decirse diametralmente diferentes.
Puesto que la realidad virtual es una práctica ficticia, tiene gran potencial en el mundo de los videojuegos. Pero no es el único. También puede tener esmeros en medicina -como plataforma para estudiar el cerebro humano- y también en la industria del cine, la moda los deportes.

En el caso de la realidad aumentada, declaran los especialistas de AR Soft, el espectro se crece a sectores como la industria, el turismo -guías virtuales-, -procesos de producción inteligentes-, el comercio-para mostrar productos y hacer presentaciones- o la educación.
Aislamiento vs. integración
“La realidad virtual encapsula y sumerge a la persona en una experiencia que puede ser muy sugestivo, pero probablemente llegue a tener un interés económico menor”, explicó Cook.
Cook se refería con estas palabras a que la clave de la realidad virtual es aislar al individuo en un mundo .
Los cascos de realidad virtual de , HTC o Sony, las gafas Cardboard de o el proyecto Oculus Rift de Facebook son algunos ejemplos de este tipo de tecnología, además de los paseos virtuales de la en Marte.
Pero la realidad aumentada admite y propicia la interacción con el mundo real de forma directa. Por eso, Pokemon Go se hizo tan notorio: permite disfrutar de las ventajas del mundo virtual sin perder la conexión con el mundo real.
Las gafas HoloLens de Microsoft también utilizan realidad auamentada: el usuario puede “tocar” los objetos generados por computadora dentro de su campo visual.

Google también creó su prototipo de gafas de realidad aumentada, Google Glass, que aunque no tuvo el éxito esperado, sirvió de base a Snapchat para lanzar sus propias gafas de realidad virtual.

En cuánto a Apple, todavía no reveló qué proyectos tiene en mente -ni en realidad virtual ni en realidad aumentada-, pero la compañía contrató recientemente a dos ingenieros de Oculus (RV) y Magic Leap (RA).
Y todo parece indicar que la apuesta en este tipo de tecnologías es real.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *