Uncategorized

Las tramoyas de Rodrigo Lara Restrepo

()-Las tramoyas de Rodrigo -()

Por Alexander Quiñones Moncaleano

Hoy el se levantó con una noticia que deja mucho que decir, como una buena parte de los acontecimientos que transcurren en nuestra patria boba y loca. Rodrigo Lara Restrepo quiere a toda costa engavetar el proyecto de ley de la que le da, al menos la oportunidad de ser debatida y votada.

Foto: Twitter

Los hechos:

A las once y cincuenta y seis de la noche del 24 de octubre de 2017, después de casi 8 horas de reunión, se convocó otra reunión de la plenaria para las doce y cinco. Es de suponer que a esa hora y en esas circunstancias, la gasolina de los se estaba acabando, o mejor, su energía estaba llegando al límite. Por eso no es fácil comprender la razón de esta programación repentina.

Como presidente de la de Representantes, Lara Restrepo tiene cierto poder que le permite, entre otras cosas, dilatar, citar, acelerar o frenar reuniones. Y eso fue precisamente lo que hizo el señor Happy Lara, como se le conoce en los círculos de poder. Pero, por qué lo hace, pues por convicción seguramente no es; lo hace por encargo de su patrón, Germán Vargas Lleras quien, después de siete largos años ganando réditos con todo este tema, quiere enlodar la firma de los diálogos de paz. Y se quiere desmarcar entre otras cosas por la última alianza con Álvaro Uribe Vélez. También porque el caballito de la guerra o el fantasma del comunismo o como ellos lo llaman, el castrochavismo, da unos elementos de control social que difícilmente se logran con otros derroteros. Eso lo sabe la ultra derecha en el mundo entero. Saben que las emociones se pueden manejar en gran medida con el terror, con el miedo, esas emociones que maneja nuestro cerebro reptiliano, el más primitivo de nuestros tres cerebros: son emociones que no podemos manejar de manera consciente y son, si no nos hemos educado para reaccionar, emociones que nos pueden llevar a un nivel de paroxismo y violencia que quizá no quisiéramos sentir de manera consciente. (El ser humano tiene tres cerebros, interconectados a nivel neuronal y bioquímico: el cerebro Reptiliano, el cerebro Límbico, el cerebro Neocórtex).

Pero sigamos con el señor Lara Restrepo, a quien el país conoce entre otras cosas porque es hijo del mártir Rodrigo Lara Bonilla, asesinado por Pablo Escobar, según algunas fuentes. Conocido, como ya dijimos, por estar bajo la tutela, o las órdenes, de Germán Vargas. Conocido también por su apoyo y aval a Kiko Gómez, condenado a 35 años de prisión por asesinato, y a Oneida Pinto, también condenada por corrupción.

No podemos olvidar la maravillosa hoja de vida de este personaje nacional que en estos momentos quiere mostrar una cara de bravucón quizá para que la opinión pública y publicada, no le pida cuentas de su deshonroso actuar. Ese actuar que en el 2010 lo llevó a retar a pelear a un guarda de seguridad en algún lugar de Bogotá. Siguiendo el ejemplo de su padre putativo Coscorrón Lleras. Un hombre que no se para en mientes para golpear a quien le sirve o decirle gamín a quien le contradice. Ese que ahora viene a echarnos el cuento de que Colombia se merece una contienda electoral de respeto sabiendo, claro, que tiene un rabo de paja enorme.

Foto: Twitter

Rodrigo Lara Restrepo se escuchó hoy diciendo que lo viven agrediendo en redes sociales y que él merece respeto, y eso en sí es un derecho, pero también lo es darlo a los demás. El país le pide respeto a este señor que en su momento dijo que apoyaría los proyectos que tuvieran que ver con la paz, y que llegó a la presidencia de la Cámara de Representantes con apoyo del gobierno. Le pide respeto y un actuar político claro y decente, que no siga otorgando avales a personajes con dudosa reputación. Ahora mismo se sienten alianzas con el clan Aguilar, del que sabemos que su líder, el coronel del Porsche que no puede pagar la multa impuesta por la justicia, será el jefe de campaña para Vargas Lleras en estos comicios que se avecinan. Cómo pide respeto alguien que viene mintiéndole al país de forma sistemática y descarada.

Foto: Twitter

Esperemos que no pueda engavetar el proyecto de ley de la JEP, para poder llegar a construir un país sin violencia y con otros aires, no los que partidos como Cambio Radical han tratado de imponer desde siempre, con grandes alianzas con el paramilitarismo que aún está vivo en Colombia.

Acá les dejamos un interesante programa publicado por El Espectador, llamado el #ElTercerOjo

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *