Uncategorized

El Poder y el acoso sexual, ¿una relación indisoluble?

El y el , ¿una relación indisoluble?

Por Alexander Quiñones Moncaleano

Foto: AFP

Los últimos días se estremeció Hollywood con dos escándalos por acoso sexual, el primero de Harvey y el segundo de James . Que acosaron a actrices y asistentes en su larga trayectoria como super poderosos de la industria cinematográfica más importante del planeta. Señores con mucho dinero que se creen con ciertos elementos dueños del destino de sus empleadas y personas a cargo. Harvey Weinstein ha sido acusado por lo menos por una treintena de mujeres que después que arrancó la primera denuncia parecía no parar. Al punto que se especula que hay muchas mujeres que no se han atrevido a pronunciarse al respecto.

Foto: Busineesinsider.com

Jame Toback, también cayó seguro bajo el efecto dominó de las denuncias. Y suenan bombos que saldrá a la luz más sujetos con sus misma características que estarían haciendo lo mismo. Y no es de extrañar que esto pase. Donde hay Poder, hay atropello, abuso y exceso de fuerza. En la política es muy recordado el caso de Bill y la chica . Un poderoso que fue denunciado depués de coninlinguos con su asistente. Pareciera que el Poder tuviera tras de sí esta sombra: abuso y acoso. Hoy la sociedad está creando herramientas cada vez más efectivas para parar este fenómeno.

La justicia en países desarrollados son más severos al sancionar a un poderoso. Aun así faltan diseñar mejores herramientas, sobremanera sociales, pues la parece ser que la censura social, esto es por parte de la sociedad civil tiene un gran efecto contra estos poderosos, y la censura y vigilancia por parte de sus pares hará otro tanto, eso sí, siendo cada vez más severos en la aplicación de la ley.

Foto: Twitter

El poder es una expresión humana que sino se contiene se desborda. El humano con mucho poder se ve abocado a transgredir límites, no reconoce las fronteras morales que tiene la mayoría. Es acá donde aparecen lo que la psicología conoce con el nombre de parafilias. Esos transtornos de la personalidad que llaman parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer se encuentra en objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos. Y todo tiene que ver con los límites. Límites que de una u otra manera debe la sociedad imponer, pues de lo contrario estos sujetos van a creer que podrán correr la sinuosa cerca de la realidad.

Para que esto no siga pasando o pase en menor grado hay que hacer campañas y educar a las personas en este sentido. Y lograr que quienes sufran estos ataques sean capaces de visibilizar el asunto.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *