Uncategorized

La policía, el sustrato del Estado. Nacimiento

()-La , el sustrato del -()

Por Alexander Quiñones Moncaleano

La Policía se creó con un fin específico. Es un concepto moderno, hija de la y sus fracasos de incluir lo humano en su construcción. Claro que en sus prolegómenos se le brinda los mejores honores. Aun así, la palabra Policía tiene connotaciones peyorativas sobremanera en el imaginario colectivo del pueblo.
La palabra policía viene del latín politﭐa, y este del griego . En la lengua griega antigua el termino no tenía el sentido que hoy le atribuimos a la policía-el cuerpo civil encargado de velar por el mantenimiento del orden público y la seguridad de los ciudadanos subordinado a las autoridades políticas.
Πολιτεία, en griego antiguo, significa: derecho de ciudadanía, relación de los ciudadanos con el Estado, administración del Estado, Constitución de un Estado. En la Grecia antigua, se desarrolló un sistema de control social para sancionar las infracciones cometidas contra las leyes establecidas.

Aristóteles en su Política (1321 b,6) dice: “Ante todo un Estado no puede existir sin ciertas magistraturas, que le son indispensables, puesto que no podría ser bien gobernado sin magstraturas que garanticen el buen orden y la tranquilidad”

El concepto de Policía no nació en los estados y lenguas europeas hasta el siglo XVIII y XIX. Concretamente fue Francia la que primero acuñó el término: El primer Ministerio de Policía se creó en 1796 para hacer cumplir las nuevas leyes de la Revolución, y poco después fue nombrado jefe de policía el famoso Joseph , uno de los personajes más lóbregos, sórdidos y ubicuos de la historia moderna. Quizá esta figura señera es la que representa al espíritu de esta institución. Emparentar a con esta magistratura no podría ser más contundente, porque sabemos por los estudios dejados por Foucault, por Ortega Y Gasset, y la gran biografía de Stefan Zweig, que Fouche fue un espíritu tenebroso, que logró dejar una huella invisible en la formación del Estado moderno. El hombre que es la representación del Averno, el que logró vencer a Robespierre y Talleyrand. El genio tenebroso y amoral que ninguna época conoció. Ese es de una u otra forma el espíritu de Policía. Hoy lo vivimos en Colombia y en todo el mundo.

el genio tenebroso

Sabemos que sin Policía no hay Estado. Esta magistratura no pude faltar en el funcionamiento del Estado moderno. Sin ella ¿Qué habría? No lo sabemos, pero es quizá más importante que el concepto de Derecho o de transporte público.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *