Uncategorized

Una selección con ganas y sin madurez

Por

()U-na con ganas y sin madurez

Ayer vimos jugar a la selección por última vez de cara al mundial de fútbol Rusia 2018. Fue una eliminatoria apretada y con muchos altibajos. Con triunfos y sin sabores; quizá como es la vida misma. Pero de ese largo proceso podemos sacar varias conclusiones.

El partido que jugamos con la albirroja paraguaya nos dejó varias lecciones. La primera de ellas es que somos muy irresponsables a la hora de enfrentar grandes responsabilidades. Cómo es posible que le diéramos la oportunidad a Paraguay, precisamente a Paraguay que es capaz de remontar cualquier marcador. Los paraguayos son esos muchachos que tienen fama de aguerridos, la bien conocida garra guaraní. Y así lo hizo, nos empató y nos ganó en menos de 4 minutos. Pero lo hizo por la irresponsabilidad, la irresponsabilidad de asegurar lo que ya tenía en el bolsillo. Un cuerpo técnico que le faltó profesionalismo para asumir que ya iba ganando, y aun cuando le empataron, debió tratar de preservar ese empate por todos los medios. Y no lo hizo, y ni si quiera lo intentó, lo que se vio fue un equipo disperso y con un déficit de atención acentuado.

Selección

Nos fuimos con el rabo entre las piernas, a los líderes del equipo los sacaron por la puerta de atrás, como pasa mucho en Colombia la gente que debe dar la cara se desentiende de su responsabilidad, pues cuando alguien ocupa un puesto con tanta responsabilidad así lo debe asumir. David Ospina se equivocó, y claro no hay que írsele encima como suele hacer la sociedad colombiana con un deportista, pro debió dar la cara y aceptar que se equivocó, y que él puede errar; y Rodríguez, el caso de él es más vergonzoso. salió por la puerta trasera, pero ayer si lo veíamos arrogante y prepotente señalando que era él el goleador de la selección. La humildad es inversamente proporcional a su ego hinchado, pero cuando son días de derrota sale a esconderse de los aficionados que no dejan de cobrarle su actitud displicente.

el tigre

Lo de rescatar es la madurez y liderazgo del Tigre, el goleador de los 200 goles en Europa, ese que parecía estar ya por fuera del futbol y que muchos sabedores de fútbol lo enterraron vivo. El Tigre se le vio la garra, la fuerza, la grandeza del líder, el hombre que tiene una fe inquebrantable y un espíritu con la templanza de un guerrero espartano. le debemos un gran homenaje al hombre, al líder, al futbolista, y darle las gracias humildemente. Gracias Falca por tantas enseñanzas, tantas alegrías y tantos goles. El nueve que porta, es el nueve del goleador, del tigre que sabe que puede cazar, y así lo hace, lo repetimos con gozo: estar en el exclusivo club de los 200, donde está Messi, Cristiano, Rooney, Cavani.

me atrevo a afirmar que fuimos al mundial gracias al liderazgo de Radamel Falcao Garciía

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *