El abuso y asesinato de infantes se acentúa cada vez más

El abuso y asesinato de infantes se acentúa cada vez más
El y asesinato de infantes se acentúa cada vez más

Por

()El abuso y asesinato de infantes se acentúa cada vez más

La en parece estar desprotegida, abandonada a su suerte. Cada vez que abrimos un tabloide, o sintonizamos una emisora nos enteramos de un crimen atroz hacia un niño. Nos quedan ecos de niños o niñas vejados, abusados, y asesinados. Hasta hace poco oíamos en boca de todos el nombre de , niña de origen indígena, humilde, vejada y asesinada por un hombre blanco, poderoso y con mucho dinero. Un crimen doloroso y costoso para un país que tiene tanta inequidades y desigualdades en su sociedad. Afortunadamente se condenó al monstruo de Chapinero a una de las penas máximas que ha entregado el país.

El nombre de este monstruo, porque un sujeto que somete y veja a un niño, es un monstruo, es Rafael Uribe Noguera, con apellidos de renombre, criado en medio de las mejores condiciones sociales, educativas, culturales, y económicas. Que estudió en los mejores centros educativos del país. Un hombre con mucho poder atropelló al país entero, a todos sus niños. Afortunadamente la justicia no pudo ser blanda, porque la sociedad civil estuvo al frente presionando para que la justicia colombiana, con tanta deslegitimidad fuera a ser complaciente con el poder. Porque esta condena no es un triunfo de la justicia colombiana sino de la sociedad civil.

Aun después de la condena a Rafael Uribe Noguera, el país sigue permitiendo que mueran inocentes, niños muertos cada día por adultos, generalmente sus cuidadores. Padres, tíos, padrastros, tías, madrastras, abusan de los más indefensos. Y el Imperio de la Ley, parece no estar presente en nuestro país. Niños de todos los niveles socioeconómicos son condenados al maltrato, el abuso y el asesinato, y los criminales que cometen los peores crímenes terminan multiplicándose cada vez más. Y no hay manera de parar las recientes cifras de infanticidios que se dan en el país.

Las últimas semanas vimos un raudal de niños abusados y asesinados a manos de los que supuestamente deberían cuidarlos. Uno de los últimos asesinatos que diariamente nos estremece fue el de la niña de Girardota, Antioquia. “Yeferson Cardona Villa fue apresado por ser el presunto perpetrador del atroz crimen y el abuso de la niña que estuvo a aproximadamente dos días en Cuidados Intensivos luego de ingresar en grave estado de salud.
De acuerdo con las investigaciones preliminares, la menor tenía el apellido de Yefferson Cardona pero este no sería su padre biológico, sino adoptivo. Por esto al sospechoso se le realizará una prueba de ADN que determine si eso no realmente el padre de la menor, pues la según versión de la madre no está completamente segura de que sea su padre.
Por otra parte los lugareños municipio de Girardota se movilizarán este viernes para protestar por el aberrante caso que acabó con la vida de pequeña (…) La menor fue remitida de urgencia al Hospital General de Medellín, donde los médicos encontraron que, además de golpes, la niña había sido victimizada sexualmente. Un día después -este jueves 28 de septiembre de 2017 a las 11:30 de la mañana-, la menor falleció.
Hay sospechas de que el señor (Yefferson Cardona) fue quien accedió carnalmente a la niña. Él está fugado. Los vecinos del sector manifiestan que el señor era un vicioso y que la niña ya venía siendo maltratada. Pudimos verificar que él, además, tiene antecedentes por violencia intrafamiliar y consumo de sustancias psicoactivas, dijo el alcalde Jaramillo a los medios cuando se dio a conocer el caso.
Yefferson Cardona Villa es oriundo del municipio de Bello. La familia se había mudado hacía dos meses a la vereda La Palma, en Girardota.”

No podemos seguir permitiendo que los niños de Colombia estén desprotegidos y a merced de perpetradores que de una u otra manera saben que la justicia colombiana no hace nada contundente para parar un mar de abusos a niños y niñas indefensos.

no critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*