Una mujer murió de infarto después de ser arrastrada por un atracador que iba en motocicleta [Vídeo]

Una mujer murió de infarto después de ser arrastrada por un atracador que iba en motocicleta. Los hechos ocurrieron el pasado 19 de marzo en Ramos Mejía (Municipio de La Matanza, en la provincia de Buenos Aires). María Rosa Daglio de 56 años estaba afuera de su edifico cuando un ‘motochorro’ le hala el bolso y la hace caer al piso.

Eran poco más de las cinco de la tarde cuando María Rosa Daglio se encontraba hablando por teléfono con un paciente en la puerta de su domicilio, ubicado en la calle Belgrano al 300. La mujer sufre un ataque al corazón.

María Rosa era psicóloga social. De inmediato por vecinos y por personal de la Comisaría 2ª de Ramos Mejía, quienes le comenzaron a realizar maniobras de RCP. Luego, fue trasladada de urgencia al Hospital Haedo donde al cabo de unas horas se terminó de constatar su muerte por un paro cardiorrespiratorio.

Uno de sus hijos, Julián, contó esta mañana que la mujer atendió en su celular el llamado de un paciente cuando estaba en la vereda de enfrente de su edificio, pasadas las cinco de la tarde del viernes. Esto fue aprovechado por el ladrón, que se subió a la vereda, arrastró a Daglio y la hizo caer, por lo que la víctima se golpeó contra el piso.

“Había sido víctima de un robo un año atrás, entraron a las cuatro de la tarde al departamento, lo desvalijaron cuando se iba de vacaciones. A partir de ahí quedó súper traumada, se quería ir de Ramos”, dijo el joven.

Además, Julián señaló que en un primer momento pensaron “que había sufrido un paro (cardíaco) producto del susto, pero hubo un golpe en la cabeza”.

el motochorro Alejandro Miguel Ochoa debía estar preso

Cuando atacó a la psicóloga social María Rosa Daglio, el motochorro Alejandro Miguel Ochoa debía estar preso. Su condena se vencía el 16 de agosto de 2024. Pero, en dos oportunidades, el 29 de abril y el 8 de octubre pasados, fue dejado en libertad.

Ochoa, de 55 años, fue apresado por la policía bonaerense en su casa de Castelar, la misma vivienda que utilizó para fijar domicilio el 29 de abril cuando, la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Mar del Plata lo benefició con la prisión domiciliaria y permitió que abandonara el penal de Batán.

El sospechoso quedó preso, acusado de ser el asaltante que, a bordo de una moto Gilera gris subió a la vereda de Belgrano al 300, en Ramos Mejía, y agredió a Daglio para robarle el teléfono celular y la cartera. La psicóloga social que, en el momento del ataque hablaba con un paciente, cayó al piso a raíz de la agresión del imputado. Una mujer murió de infarto y la ciudadanía espera justicia.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *