Un Estado sin gobierno

Podríamos hablar de 100 temas, no alcanzarían las hojas para escribir sobre los problemas que afronta hoy nuestra nación, corrupción estatal, corrupción en la justicia, compra de votos, asesinato de líderes políticos, narcotrafico, procesos de paz, guerrillas paramilitares etc etc etc.



 El Shabbat 



Por Gener Usuga


Podríamos hablar de 100 temas, no alcanzarían las hojas para escribir sobre los problemas que afronta hoy nuestra nación, corrupción estatal, corrupción en la justicia, compra de votos, asesinato de líderes políticos, narcotrafico, procesos de paz, guerrillas paramilitares etc etc etc. Podríamos intentar de igual manera dar mil soluciones para algunos problemas, pero nuestro estado de deploracion es tan avanzado que la única forma en la que nuestro país podría ser viable sería que existiera una fórmula mágica en la que pudiéramos cambiar absolutamente todo de A, a, Z, en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo hoy un tema de salud nos atrae con más fuerza, tanta, que hemos decidido dejar de un lado temas que eran de suma importancia y nuestra atención se centra solamente en cómo salvarnos de la muerte si nos contagia el Coronavirus.

Comenzó en diciembre en China, acto seguido se traslado a Europa siendo Italia el epicentro del virus, voló a Norte América, luego centro América y hasta que por fin tres meses después gracias a que no se tomaron medidas, aterrizó en nuestro país. No se tomaron medidas de salubridad en los aeropuertos y puertos fluviales, nuestras fronteras no se cerraron a tiempo, tiempo en el que ingresaron no los chinos, si no los Colombianos que ya estaban contagiados en Estados Unidos y España sin ningún tipo de control que les aislara para que la enfermedad no llegara al entorno de sus familias y amigos.

Gustavo Petro, Gustavo Bolívar entre otros pidieron al gobierno nacional cerrar fronteras, mandatarios como Claudia López en un tono casi burlesco se referían al tema como una simple gripa.

La alcaldesa de Bogotá luego de medio entender que estábamos frente a una pandemia, tomó la decisión, cercana pero todavía equivocada de realizar un simulacro de confinamiento en la capital de la República con el propósito de examinar que ocurriría ante una real amenaza que sin darse cuenta tocaba en ese preciso instante la puerta de cada uno de los ciudadanos de nuestra patria.

Gustavo Petro seguía pidiendo confinamiento indefinido urgente, todos se burlaban mientras decían que él sólo buscaba sacar partido de una crisis mundial, pero no estaba equivocado, en cientos de países en el mundo incluidos Venezuela, Brasil y casi toda Europa habían medidas drásticas que obligaban a la población a quedarse en casa para evitar el contagio. Fue tanta la fuerza que su demanda cogio en redes que por fin el gobierno nacional yendo en contra de sus decretos anteriores que dejaban sin fuerza las medidas tomadas por alcaldes y gobernadores expidió una norma que llamaba a la población a un confinamiento total a partir del martes 24 de marzo. Personalmente celebro esa decisión, pero tenemos que recalcar hoy que ese llamado a quedarse en casa debería venir acompañado de otras medidas que asegurarán a la población el mínimo vital para poder sobrevivir durante el tiempo que dure la crisis pandemica y para poder garantizar que una vez terminado todo esto puedan los ciudadanos volver a comenzar sus vidas e intentar reconstruir de nuevo la nación.

Cuando Emmanuel Macron presidente de Francia llamó a los ciudadanos a quedarse en casa, también les dijo de manera Inmediata que el estado asumiría el pago de la nómina de empleados de las empresas que no pudieran hacerlo por esta medida, también dijo que no habría cobros de electricidad, agua, gas, impuestos entre otros, y que el estado asumiría también el pago de los créditos que algunas empresas tuvieran mientras duraba el confinamiento garantizando así a la población el respaldo total del estado.

 

La alcaldeza de Bogotá Claudia López avanzó más que otros gobernantes en el país frente a estas medidas cuando le dijo a los bogotanos que no pagarían servicios públicos durante el tiempo que tuvieran que quedarse en casa, valorada y aplaudida decisión, ¿Pero, no es del orden presidencial asegurar a la totalidad de los ciudadanos del país con las garantías mínimas para sobrevivir?.

En Colombia el desorden a la hora de gobernar es tal, que cada Alcalde o Gobernador decide por sí sólo como actuar frente a esta amenaza que nos rodea, no hay gobierno, no existe desde el orden estatal un pronunciamiento que aclare las dudas de la población, menos que llene de satisfacción y respaldo a los ciudadanos. ¿Que piensan los ciudadanos de base a la hora de escuchar al presidente? ¿Se sienten protegidos por el estado?

La mayoría de colombianos de estratos 1, 2 y 3, están desprotegidos, no saben cómo actuar, hay una ley que les obliga a quedarse en casa, pero hay mil necesidades que les obligan a salir, pero si salen existe el riesgo de contagio. La caridad a estas horas da vuelta por las redes sociales, diferentes llamados a brindar ayuda humanitaria y las fotos y videos de personas de buen corazón que llevan mercados y a los más desprotegidos son el like de moda.

¿Y el estado?, ¿Podría el estado proveer de alimentos y artículos de primera necesidad a sus ciudadanos cuando hoy ni siquiera cuenta con un sistema de salud que les atienda en caso de contagio?

Nos hemos dado cuenta durante esta amenaza de pandemia que no contamos con un gobierno que respalde y proteja a su pueblo, que garantice los precios de los alimentos y que obligue a los bancos a congelar créditos y demás cobros. Estamos frente a un gobierno débil, que no sabe gobernar y que no cuenta con ninguna medida de contingencia dado que sólo se han dedicado a desprestigiar a aquellos que si piensan y a proteger los intereses de gremios y politicos corruptos.

¿Y si el gobierno defendiera al pueblo como defiende a los corruptos?, esta y otras preguntas pasan por nuestra mente mientras seguimos preocupados por cómo sobrevivir de la pandemia y del hambre.

#EnColombiaGobierna el clientelismo y la ocasión.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *