Tumaco, un episodio no aclarado todavía

Seis personas murieron y 21 resultaron heridas luego de un ataque armado contra la comunidad del caserío Llorente, en el municipio colombiano de Tumaco, ubicado en el sureste del país, en la frontera con Ecuador. El borroso episodio de violencia ocurrió cuando los ciudadanos intentaban evitar la erradicación de cultivos ilícitos de coca, su principal fuente de subsistencia.

Pobladores de Tumaco salieron a protestar por las muertes de sus paisanos

Por Redacción elshabbat

Seis personas murieron y 21 resultaron heridas luego de un ataque armado contra la comunidad del caserío Llorente, en el municipio colombiano de Tumaco, ubicado en el sureste del país, en la frontera con Ecuador. El borroso episodio de violencia ocurrió cuando los ciudadanos intentaban evitar la erradicación de cultivos ilícitos de coca, su principal fuente de subsistencia.

Pobladores de Tumaco salieron a protestar por las muertes de sus paisanos

 

Tumaco, el municipio en el que murieron al menos seis campesinos durante una protesta contra la erradicación de coca. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, pidió que se aclare los confusos hechos.

Seis personas murieron y 21 resultaron heridas luego de un ataque armado contra la comunidad del caserío Llorente, en el municipio colombiano de Tumaco, ubicado en el sureste del país, en la frontera con Ecuador. El borroso episodio de violencia ocurrió cuando los ciudadanos intentaban evitar la erradicación de cultivos ilícitos de coca, su principal fuente de subsistencia.
¿Quiénes llevaron a cabo el ataque? está en investigación; y es que, aunque primariamente el gobierno informó que los disparos los realizaron miembros de un grupo disidente de la desmovilizada guerrilla de las Farc, personas presentes en el momento del hecho tienen otra versión. Un sobreviviente entrevistado por un medio de comunicación internacional, que pidió no ser identificado, dijo que quienes les dispararon habrían sido policías. “La muerte de mi hermano llegó por el disparo de un policía a quemarropa.”
Ante los alegatos, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció que se tienen algunas versiones preliminares: “Estamos confirmando, por eso no queremos aferrarnos a una u otra versión”.
El hecho violento se da en el marco del posconflicto, después de la firma del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las Farc, hace poco menos de un año.
El Gobierno ofrece a los campesinos la posibilidad de arrancar voluntariamente sus plantaciones de coca a cambio de cultivos legales. Quienes se niegan, se enfrentan a la erradicación forzosa de sus sembrados.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *