Tras el mar de corrupción Colombia necesita soluciones

Foto: javerianastreocom

Tras el mar de necesita soluciones

Por Alexander Quiñones Moncaleano

Foto: javerianastreocom

Llevamos todo el año, semana tras semana, destapando escándalos de corrupción, y este fenómeno viene creciendo como una bola de nieve. En el 2016 se destaparon los nada desdeñables escándalos de Reficar, le siguió Odebrecht, luego pasamos al cartel de la hemofilia en Córdoba, con Alejandro Lyons a la cabeza.

Lo siguiente que se destapó la captura del fiscal anticorrupción, detenido por los audios que dejó filtrar la DEA dando a conocer las coimas que estaba cobrando para archivar procesos, extorsiones de miles de millones de pesos. Después vimos que había un cartel en la justicia colombiana al cual se le denominó el cartel de la toga, sonaron nombres de magistrados prestantes y honorables, supuestamente, que los habíamos visto en televisión rasgándose las vestiduras porque había un sector de la sociedad que pedía que se creara un tribunal de aforados. Que iban a querer que los metieran en cintura.

La corrupción nos roba cada año 50 billones de pesos, dinero que alcanzaría para tener un sistema de educación digno o de salud decente, pero no, se lo roban, estos 50 billones de pesos vana a parar a manos de nuestros dirigentes, que cuando son castigados, los mandan 5 o 6 años a La Picota a seguir delinquiendo, y pagar multas que terminan negociando formas de pago que como el coronel Aguilar paga 500 mil pesos mensuales, y si le hacemos cuentas a eso, no va a terminar de pagar los 6 mil millones que le pusieron de multa nunca. Y así todos está por el mismo racero, supimos que Otto Bula va a pagar 5 años de cárcel y una multa que ya negoció pagar en especie. Lyons está por las mismas. Los senadores delincuentes como son Norberto Elías y Musa Besaile ya están tras las rejas quejándose de las condiciones en las que los tienen, donde deberían estar en un hoyo oscuro como la peor calaña que haya parido este país, pues quien se roba un recurso público está robando no solo al país de ahora sino a nuestros nietos y más allás.

Nos acabamos de enterar que el partido con más detenciones en la historia política reciente del país, acaba de recibir otro golpe, pues a su larga lista de copartidarios detenidos por corrupción y , y hasta asesino en sus filas tienen o tuvieron, se les suma otro, la Corte Suprema acaba de condenar a catorce años de prisión al Gobernador de Amazonas, Manuel Carebilla, avalado por el partido del expresidente que quiere hacerse pasar por otro que nada tiene que ver con . MAnuel Carebilla quería y así lo pidió su defensa pidió su libertad, pero la Corte Suprema se la negó basada en la Ley 1786, que dice que los actos de corrupción no se les brindará este beneficio. Carebilla está siendo juzgado por cohecho impropio, peculado por apropiación y concusión. Y por supuestos estos tres delitos van dirigidos contra la administración pública y constituyen actos flagrantes de corrupción.

La corrupción en el país no da tregua, acaban de destituir a la directora del Servicio de Aprendizaje (SENA) de Colombia, María Andrea Nieto, porque denunció a la prensa la presunta existencia de “cuotas políticas en el SENA” y de contratos irregulares firmados por el actual secretario general de la Presidencia cuando dirigió esa entidad entre 2014 y 2017.
Horas antes de que se destituyera a Nieto, la Dirección General de la entidad publicó un comunicado en el que afirma que ayer se puso en conocimiento del procurador general, Fernando Carrillo, “un informe de 1.348 folios sobre presuntas irregularidades en el SENA”. Y nos vienen a salir que se declaró su insubsistencia por no seguir los canales regulares.
Nos podríamos quedar otro buen rato escribiendo sobre la corrupción estatal, y la manera preferencial como la justicia la trata, como es el ejemplo de principio de oportunidad que acaba de firmar el ex fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.

No nos queda otro camino que el de la presión por parte de la sociedad civil, que necesita apropiarse del país, del presente y futuro y pedir un cambio institucional profundo, no necesitamos un personaje que quiera salvarnos, no va a ser un solo individuo el que nos va a sacar de este lodazal, sobre manera en país donde hay tres poderes, y los tres están llenos de corruptos. Que no nos vengan a decir que este o aquel va a cambiar este panorama, eso es demagogia y oportunismo, no va a ser Claudia López ni Jorge Enrique Robledo, ni Gustavo Petro, claro mucho menos va a ser Germán Vargas Lleras. No necesitamos un culto a la personalidad ni rendirle homenajes al caudillismo, lo que necesitamos es una sociedad comprometida con el país y el cambio verdadero, que no es otro que institucional. Debemos buscar estrategias para cambiar, y no va con Cambio Radical o el Centro Democrático, profesionales en la estafa y el engaño.

Necesitamos a los jóvenes comprometidos y movilizándose, a los trabajadores, a los académicos, a los grupos y ONGes haciendo un trabajo grande para conseguir este cambio.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*