Thomas Quick, un asesino en serie sueco que era inocente de todos sus crímenes confesados

Un asesino en serie sueco confesó 39 asesinatos, que incluían violaciones, torturas y canibalismo. Resultó que todo era una invención para llamar la atención y buscarse así mismo

Nació en el Estocolmo de finales de la década de los años 40 del siglo XX. Su verdadero nombre era Sture Ragnar Bergwall que cambió a Thomas Quick. Hoy tendría 73 años de estar con vida, cosa que no se sabe con certeza. Se retiró de escena después de que sus condenas fueran revocadas. Un asesino en serie que estremeció no solo a Suecia sino a toda Europa.

Thomas Quick confesó haber asesinado 39 asesinatos, que incluían mujeres, hombres y niños. Fue comparado con ‘Hannibal Lecter’ del film El Silencio de los Inocentes. Un caso mediático que terminó siendo todo un cuento chino. Los asesinatos que confesó se cometieron entre 1964 y 1991. Pero había un pequeño problema. El asesino en serie sueco era inocente.  

Quick nació en una familia tradicional sueca, fervientemente cristiana y ultraconservadora. Él por su parte era gay y no podía decirlo abiertamente porque sabía que sería rechazado por sus familiares y amigos. Se reprimió toda su niñez y adolescencia, después empezó a drogarse, abusaba del alcohol y otras sustancias. Todo un niño problema. 

Su arresto se dio cuando en 1991 disfrazado de Papá Noel intentó robar un banco para satisfacer sus impulsos de drogadicto. Tenía 41 años, fue enviado a la cárcel y luego llegó a la institución psiquiátrica de alta seguridad Säter, a unos 200 kilómetros de Estocolmo. Llegó allí por voluntad propia. 

Allí empezó toda una invención demencial para llamar la atención y conseguir drogas legales. Pero la mentira creció como una bola de nieve que baja de los Alpes Suizos. Empezó a mentir cuando se dio cuenta que Margit Norell, una famosa psiquiatra sueca, estaba buscando material para entender la ‘mente criminal’. Se dio cuenta que podía hacerlo y que el grupo de terapeutas del lugar tendrían un sesgo del cual podría sacar ventaja. 

Era además un devorador de literatura criminal que le daba ventaja. Leía novela negra policiaca, los judiciales de los periódicos y otros informes. Así empezó a encajar las piezas de su rompecabezas o de su mentira. No solo Norell le creyó sino que dio aviso a los policías. Empezaron una investigación que llevó a su condena. Ya Quick no podía parar. Y uno de los países con los sistemas judiciales más robusto terminó siendo estafado y desnudado en su mediocridad.

Hannes Råstam, un avezado periodista de investigación y su colaboradora  Jenny Küttim descubrieron el timo que había urdido Quick. En el 2019 fue estrenada una película/documental y el caso recobró otra vez popularidad. Küttim, en una entrevista con Diario El Mundo de España dio detalles reveladores del caso. 

Además de la confesión Sture Ragnar Bergwall no había prueba material alguna. Esto llevó al experimentado periodista a desconfiar. Su instinto le decía que había algo que no cuadraba. Con esa corazonada decidió ir a hablar con Thomas Quick, recibió respuesta del famoso y mediático asesino en serie sueco. Él lo había inventado todo.

“¿Qué puedo hacer si yo no he cometido esos asesinatos? ¿Estoy atrapado?”. Les preguntó Quick a los periodistas. Estos se pusieron manos a la obra y destaparon el caso más grande de fraude que el sistema judicial sueco. Dejándolo en ridículo a uno de los sistemas más robustos de justicia. Fue engañado por un gran mentiroso. Eso era Quick. Todo esto tuvo lugar en 2007 y 2008. En 2013 Quick fue exonerado del último de sus crímenes por los cuales fue condenado. 

Pero cómo los terapeutas, policías y jueces fueron engañados. Además los medios tampoco hicieron su trabajo. Todos quisieron ver el show que montó un hombre pertuvado. 

Imagen de Sture Bergwell, mejor conocido como Thomas Quick, durante una entrevista en la televisión sueca. Foto: Efter Tio (Captura de pantalla)

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.