Terrorismo

Atentado fallido en New York, génera terror

El autor de un ataque frustrado en el metro es un joven de Bangladés que llevaba una bomba artesanal pegado a un costado de su cuerpo

Foto: Instagram

De manera afortunada para y los neoyorquinos Akayed Ullah es un aprendiz, y malo, de terrorista. Este lunes este joven de 27 años originario de Bangladés resultó herido y fue detenido tras realizar un intento frustrado de en el metro. Y aunque su ‘amateurismo’ impidió que se hiciera realidad lo que el gobernador estatal, Andrew , ha definido como “la peor pesadilla” de la gran urbe, un ataque en la transitada red de metro en la que se realizan a diario seis millones de viajes, su acción ha servido como recordatorio de algo que también ha subrayado : “Nueva es un objetivo para los enemigos de occidente que quieren hacer una declaración contra la democracia, contra la libertad”.

40 días después de que Sayfullo Saipov matara a ocho personas arrollándolas con una camioneta en un carril bici junto al río Hudson, las primeras víctimas mortales del en Nueva York desde los atentados del 11-S del 2001, Ullah pretendía volver a sembrar la ciudad de muerte. Había escogido para su acción el túnel subterráneo que une la estación de Times Square, por la que pasan 12 líneas y que es la más transitada de la ciudad, con la estación de Port Authority, bajo la terminal de autobuses. Había seleccionado también la hora punta matutina. Y sobre las 7.20 horas de la mañana ha hecho estallar un artefacto casero que se había pegado al cuerpo con velcro y cremalleras.
“No era una bomba artesanal”, ha explicado en CNN Cuomo, que en rueda de prensa ha recordado que “cualquiera puede ir a internet y descargar basura y vilezas”, apuntando a Ullah como otro joven inmigrante radicalizado a través de la red. “La detonó pero no tuvo el efecto que esperaba. El químico explosivo prendió pero la tubería donde lo llevaba no explotó. Y acabó hiriéndose a sí mismo” en una explosión que ha sido registrada por las cámaras de seguridad.

El atentado frustrado, que inicialmente ha provocado algunas escenas de caos mientras la gente intentaba abandonar el túnel y la estación, no ha dejado daños estructurales. Tres personas que se han visto afectadas, con dolores de cabeza y pitidos en los oídos, han acudido por su propio pie a dos hospitales. Aunque inicialmente se ha evacuado la terminal de autobuses, se ha cortado la Octava Avenida y se ha alterado el servicio de metro, se anunciaba la vuelta a la normalidad del tráfico y el tránsito para la hora punta de la tarde. Y el alcalde, Bill de Blasio, explicaba que pese a que se iba a ver y sentir presencia policial intensificada, no se tenía conocimiento de “actividades o incidentes adicionales” vinculados a las acciones de Ullah, apuntando a un acto aislado.

Siete años

Foto: NYpost

‘The New York Post’ ha escrito citando fuentes policiales anónimas que Ullah llegó hace siete años a EEUU con un visado reservado para hermanos y hermanas de ciudadanos estadounidenses, y había logrado ya la tarjeta de residente permanente. Eso ha llevado a la portavoz del presidente Donald Trump, Sarah Huckabee Sanders, a denunciar la “inmigración en cadena”, aunque el joven bangladesí es, según los primeros indicios, otro “lobo solitario” radicalizado a través de internet e inspirado por el Estado Islámico pero sin ninguna vinculación formal al grupo terrorista, por más que los seguidores de este se lanzaran a las redes a celebrarle.

Vivía en Brooklyn, donde los investigadores registraban este lunes tres apartamentos vinculados a él, su hermana y sus padres, y tuvo una licencia para conducir un taxi. Según CNN les habría dicho a los investigadores que pretendía atentar en Nueva York en protesta por las acciones de Israel en Gaza.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *