Policías recibían 300 millones