país

¿A dónde van todos con tanto afán? este es un país mediocre

Ayer, en mi habitual viaje de vuelta a casa, que es de diez minutos y 20 cuadras, aproximadamente, conté un nuevo policía acostado, que se suma a los otros tres que ya venía pasando antes. Además, uno se tropieza con tres cuadras de reductores de velocidad que instalaron en las vías, en los dos sentidos, frente a uno de los colegios por los que paso.