Daniel Mendoza Leal

Matarife 3 ( Segunda Parte)

Toda la lúgubre Bogotá aparece antes que dormida, al acecho, se observa en su integridad, no desvanecen las sombras con las luces intensas y dispersas, el frio nos recuerda la soledad del alma y la impotencia, de una historia que nos pesa como el concreto que arrastramos con nuestras cadenas de indiferencia y culpa.