Cultura

Tierra de gamonales

A principios de este siglo infame, cuando cursaba mis últimos años de bachillerato en un pueblito del suroeste antioqueño, un amigo y yo nos vimos involucrados en una pelea de adolescentes contra uno de los riquitos del lugar y sus “escoltas”.

El capitalismo hace agua ¿Se muere o se reconvierte?

El gobierno de Bush , a través de la Reserva Federal y una vez terminaron de montar el teatro los congresistas, inyectó, de los impuestos de los norteamericanos, setecientos mil millones de dólares al sistema financiero estadounidense. Los gobiernos europeos han más que triplicado a los norteamericanos y van ya por dos billones y medio, en este caso de euros. Y así Japón, Suiza… El montante económico del rescate de los gobiernos occidentales a la crisis de avaricia del sistema capitalista mundial va ya por los casi cuatro billones de euros.

Jean Paul Sartre contra Albert Camus

Albert Camus era un ‘pies negros’ argelino, apuesto y de ‘cool’ innato. Jean Paul Sartre, por el contrario, era parisino, burgués y feo como el teleñeco Gonzo tras meter la cabeza en un avispero. También era corto de estatura y despedía un perfume azorrunado. Los dos eran escritores existencialistas. La sociedad acudió a Camus y Sartre en busca de respuestas, y ellos respondieron con libros más sombríos que una cara B de Sisters of Mercy. Camus diría que el único dilema filosófico serio era el suicidio, y era el optimista de la pareja. 

¿A dónde van todos con tanto afán? este es un país mediocre

Ayer, en mi habitual viaje de vuelta a casa, que es de diez minutos y 20 cuadras, aproximadamente, conté un nuevo policía acostado, que se suma a los otros tres que ya venía pasando antes. Además, uno se tropieza con tres cuadras de reductores de velocidad que instalaron en las vías, en los dos sentidos, frente a uno de los colegios por los que paso.