El Satisfyer revolucionó la masturbación femenina

“Me di cuenta de que la mayoría de juguetes ignoraban el mayor órgano de placer femenino: el clítoris”

 

La masturbación femenina ha tenido un cambio de mirada por parte de la sociedad en general y de la mujer en particular. La normalización de esta práctica está cada vez más extendida y con ello viene de la mano su aceptación. Hoy en día se le reconoce como una compañera habitual, y el auge de los gadgets han ayudado a que sea cada vez más placentera. El Satisfyer llegó para quedarse.

 

En estos momentos hay un succionador cuya fama se encuentra al alza; todas hablan de él.  Se trata del Satisfyer. Ésta es una de las marcas más conocidas por las mujeres que utilizan aparatos para masturbarse. Paradójicamente quien inventó este agradable artefacto fue un hombre. Michael Lenke, un alemán de 72 años, es el responsable de buena parte de los orgasmos femeninos de aquellas mujeres que optan por complacerse con esta práctica. Lanke nació en Metten, un diminuto pueblo de la Baja Baviera. En 2012, después de tener más de 100 patentes a sus espaldas, empezó a investigar sobre los orgasmos femeninos. Se dice que su esposa le colaboró bastante: fue la primera en utilizar su invento.

 

Para muchos expertos el Satisfyer no es el mejor, pero sí el más famoso. La industria de los juguetes sexuales ha crecido de tal forma que hay cientos de ellos para la satisfacción del público femenino. Pero sin duda el aparato creado por Lenke es uno de los mejores. 

 

Muchos titulares de prensa han incluido la palabra mansplaining para aludir al hecho de que de esta manera es un hombre quien les está explicando a las mujeres cómo masturbarse. Sin embargo Lenke nunca hubiese podido inventar este aparato sin la ayuda de Brigitte, su esposa. “Estaba convencida desde el principio. Ella fue la primera en probar los diferentes prototipos y darme un feedback honesto. Después de 18 meses de pruebas, me dijo: ’Esto va a ser un éxito mundial’ y estaba en lo cierto”. Sin el feedback de su esposa este exitoso inventor de toda clase de gadgets nunca hubiese hecho nada cerca de lo que creo. Entonces, podemos afirmar que el tal mansplaining no existe. El Satisfyer fue una co-creación que tardó dos años en desarrollarse y que está revolucionando la masturbación femenina.

Michael y Brigitte Lenke, orgullosos progenitores de la primera generación de succionadores de clítoris

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Mongedraws (@mongedraws)

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.