Rodrigo Uprimny hace un ‘fast-check’ de la columna de María Isabel Rueda sobre Petro

María Isabel Rueda hace un “fast-check” a un discurso de Petro sobre tierras. No me interesa defender a Petro, de quien discrepo en muchas cosas, pero este fast check es pésimo en tema serio: tierras, democracia y desarrollo.
Hago un chequeo al fast-check de Rueda. No chequeo todas sus afirmaciones pues es aburrido. Me centro en tres que muestran los descuidos o mala leche de quien se precia de ser periodista seria. Otras de sus afirmaciones sufren defectos semejantes.
1) Punto 5: Rueda dice que es “falso” citar a Japón, Taiwán y Corea del Sur como ejemplos de que ningún país del sudeste asiático se industrializó sin reforma agraria porque esos países no son del sudeste asiático y Singapur logró hacerlo sin reforma agraria. Veamos:
Estos tres países no son del sudeste asiático pero es una inexactitud menor. El punto fundamental es si países del Este de Asia lograron despegue industrial sin reforma agraria. El consenso es que la reforma agraria fue elemento esencial (no el único) de ese despegue.
Ejemplo de ese planteamiento es este artículo en The Economist, una revista promotoras del liberalismo económico, que difícilmente podría ser calificada de izquierdista y que dice que el camino a la prosperidad en Asia empezó con reformas agrarias.
El contraargumento de Rueda de que Singapur logró desarrollo económico sin reforma agraria es absurdo y ella misma lo derrota al señalar que es una ciudad-Estado, que por definición no tenía problema agrario, luego no necesitaba reforma agraria.
Si fuera periodista seria, Rueda debió decir en su fast-check 5 que Petro incurrió en una imprecisión geográfica pues los tres países que citó no son del sudeste asiático pero que la esencia de su tesis es acertada: la reforma agraria fue crucial para su milagro económico.
https://www.economist.com/asia/2017/10/12/for-asia-the-path-to-prosperity-starts-with-land-reform
2)Punto 12: Rueda dice que es falsa tesis de que “donde no hubo reforma agraria.. se construyó el fascismo” pues “surgimiento del fascismo no tuvo nada que ver con la tenencia de la tierra. Sí con un fuerte colapso posguerra de la economía, que facilitó el populismo”. Pero es arrogante de Rueda dar en dos líneas la explicación de algo tan complejo como el surgimiento del fascismo. Pero además sus dos tesis de que eso i) nada tuvo que ver con tenencia de la tierra y ii) sí con colapso económico de la posguerra son, por lo menos, problemáticas.
Si el fascismo se explicara por colapso económico después de la I Guerra Mundial ¿por qué no se dio en Francia, ni en Reino Unido que enfrentaron crisis económicas graves ?¿Por qué se dio en España que no participó en I guerra mundial y no sufrió ese colapso?
Que Rueda diga que tenencia de la tierra no tuvo que ver con advenimiento del fascismo es ignorar algunos análisis brillantes del tema como, entre otros, el clásico de Barrington Moore “Los orígenes sociales de la dictadura y de la democracia ”
Moore muestra, con un documentado enfoque comparado, que los países en que la aristocracia terrateniente conservó mucho poder (por falta de revolución burguesa y reparto de tierras) la industrialización llevó al fascismo, como Alemania y Japón.
En cambio, según Moore, en los países en que la aristocracia terrateniente fue debilitada por revolución burguesa y reparto de tierras, como Francia o Estados Unidos, la modernización industrial se acompañó de instituciones democráticas.
Uno puede compartir o no las tesis de Moore (a mí me convencen) pero afirmar que el surgimiento del fascismo nada tuvo que ver con la estructura de la tenencia de la tierra y el poder terrateniente es realmente desconocer investigaciones académicas claves sobre el tema.
3)En el punto 11 Rueda critica la afirmación de que “en Francia hicieron la repartición igualitaria de tierras” y afirma tajantemente que es “Falso” por cuanto “Allá la tierra se la quitaron a los nobles y nunca a los burgueses”. Veamos: La Revolución Francesa efectivamente debilitó a la nobleza terrateniente, especialmente a la iglesia, repartió tierras y llevó a una propiedad agraria más equitativa. Que ese reparto de tierras afectara a la nobleza y no a los burgueses no hace falsa la afirmación. 
Es más, algunas de las reformas agrarias más radicales, como en Taiwan, Japón o Corea del Sur, no se hicieron contra la burguesía sino contra los terratenientes y a favor del capitalismo y de la burguesía. Pero no por eso deja de ser reforma agraria y reparto de tierras.
Algunos claros defensores del capitalismo, como Echavarría Olozaga, defendieron una reforma agraria a través de un impuesto a la propiedad rural basado en su valor real, que implica la actualización del catastro prevista en acuerdo de paz y criticada como castro chavista.
Reitero que no me interesa defender a Petro sino destacar estas lamentables imprecisiones de Maria Isabel Rueda en un tema importante para Colombia como la relación entre reforma agraria, desarrollo y democracia.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *