¿Quienes están detrás del golpe de Estado en Venezuela disfrazado de ayuda humanitaria?

¿Quienes están detrás del golpe de Estado en Venezuela disfrazado de ayuda humanitaria?

Por Carlos Eduardo Pérez Corredor

FBI Andrew Macabe: “No entiendo porque no estamos mirando a Venezuela. ¿Porque no estamos en guerra con Venezuela? Ellos tienen todo ese petróleo y están ahí en nuestra puerta trasera

Nicolas Maduro, Venezuela’s president, speaks during a televised press conference in Caracas, Venezuela, on Friday, Feb. 8, 2019. Maduro denounced the presence of trailers of humanitarian aid brought to the Colombian border, calling them part of a plan cooked up in Washington to destabilize his government. Photographer: Carlos Becerra/Bloomberg via Getty Images

Mucho se ha hablado en los medios masivos de comunicación sobre las intenciones humanitarias de parte de los gobiernos de Estados Unidos y Colombia hacia Venezuela. Los principales medios dedican horas entrevistando ciudadanos venezolanos en situación de desespero y creando un ambiente que justifique una intervención militar y política disfrazada de humanitaria. Y aunque es innegable que en el hermano país hay una crisis social y política, que siempre se ceba con aquellos ciudadanos con menor poder adquisitivo, vale la pena analizar brevemente el historial de aquellos políticos norteamericanos que están detrás de este intento de golpe, para establecer si de verdad su discurso humanitario tiene fundamento alguno o si por el contrario es solo eso, un discurso que tiene como objetivo la fabricación de un consenso que busca preparar el terreno para un cambio de régimen tal y como lo ha venido haciendo el pentágono desde 2003 cuando a través de los medios masivos se vendió la idea de que Irak tenia armas de destrucción masiva, lo que finalmente resultó ser falso y término con la invasión y destrucción de aquel país.

Comenzamos con las recientes declaraciones de el subdirector del FBI Andrew Macabe, cuando comentando una reunión en 2017 con el presidente Trump narraba que éste afirmó lo siguiente sobre el vecino país:

No entiendo porque no estamos mirando a Venezuela. ¿Porque no estamos en guerra con Venezuela? Ellos tienen todo ese petróleo y están ahí en nuestra puerta trasera

Washington Examiner

Estas declaraciones fueron hechas en una reunión en la que se estaban tratando otros temas de política exterior. Sorprende la manera directa y sin ambages como desde la oficina del presidente de la nación con el arsenal militar y nuclear más poderoso del mundo se confabula para derrocar a un gobernante elegido democráticamente. Pero la política exterior de USA siempre ha sido así, la única diferencia entre la actual administración y las anteriores, como la de Obama por ej., es la forma directa y sin filtro en que el actual presidente dice las cosas, como lo demuestra el anterior párrafo, a parte de esto, la política exterior sigue siendo la misma y presenta un patrón que se caracteriza por crear un consenso negativo en torno a un país y su líder, mostrarlo como enemigo u opresor de su propio pueblo como en el caso venezolano o el sirio o libio, y luego proseguir con la intervención militar para llevar a cabo el cambio de régimen y apropiarse de sus recursos naturales.

Otro protagonista de esta trama es el consejero de Seguridad Nacional John Bolton, que ejerció cómo embajador ante la ONU en el gobierno de George Bush, y fue uno de los políticos que mas apoyó la invasión a Irak en 2003. En dicho cargo tan sólo duro 14 meses después de ser rechazada su confirmación por el senado debido a sus extremas opiniones sobre el papel de USA en el mundo, opiniones que lo ponen en la categoría de lo que en ese país llaman Halcones o War-Hawks, refiriéndose a una politca exterior en la que priman los intereses hegemónicos de USA y en el uso de la fuerza militar para imponerlos. Pero Bolton volvió a aparecer en la escena política el año pasado gracias a Trump, y desde su nombramiento se ha dedicado a preparar lo que claramente es una implementación de la doctrina Monroe en el S. XXI y en la que retomar el control total del continente es uno de sus objetivos.

WASHINGTON, DC – JANUARY 28: With handwritten notes on a legal pad, National Security Advisor John Bolton listens to questions from reporters during a press briefing at the White House January 28, 2019 in Washington, DC. During the briefing, economic sanctions against Venezuela’s state owned oil company were announced in an effort to force Venezuelan President Maduro to step down. (Photo by Win McNamee/Getty Images)

Lo anterior se puede evidenciar en una entrevista reciente que dicho funcionario le dio a la cadena de noticias Fox, allí explicó los motivos para buscar un cambio de régimen en Venezuela:

Creo que tratamos de conseguir lo mismo aquí, Venezuela es uno de los tres países que yo llamo el trio de la tiranía y haría una gran diferencia para los intereses económicos de los Estados Unidos si tenemos a empresas norteamericanas invirtiendo y produciendo el petróleo y seria lo mejor para la gente de Venezuela y de Estados Unidos

Otro de los protagonistas de esta operación de cambio de régimen es el senador republicano Marco Rubio. Nacido en Florida, pero de descendencia cubana, Rubio se ha caracterizado por demostrar un anticastrismo radical que se pueden rastrear a lo largo de su carrera política. También es un fiel creyente en el excepcionalísimo de los Estado Unidos y de su rol en el mundo. Dicha ideología defiende la idea de que aquel país tiene un origen único y diferente en donde valores como libertad y democracia son inherentes y por lo tanto tiene un derecho casi sagrado en llevarlos al resto del mundo por cualquier medio necesario. No es de extrañar entonces su radical posición ante la situación en Venezuela y su presión para que se de un cambio de régimen que traiga la “libertad”, o más bien el libre mercado, al vecino país.

WASHINGTON, DC – DECEMBER 04: Sen. Marco Rubio (R-FL) speaks to reporters following a closed briefing on intelligence matters on Capitol Hill on December 4, 2018 in Washington, DC. (Photo by Zach Gibson/Getty Images)

Otro político al que Trump sacó del retiro es Elliot Abrams, y es que al igual que Bolton, este personaje había sido enviado al olvido debido a sus visiones y actuaciones extremas en cuanto a política exterior. Concretamente en su rol como subsecretario para Derechos Humanos y asuntos humanitarios durante el gobierno de Reegan y el papel de su país apoyando grupos paramilitares que cometieron crímenes de lesa humanidad en Centro América. Un dato que debe ser tenido en cuenta ya que está conectado con lo que sucedió hace unos días en Venezuela, es que se le acusó de enviar armamento a los contras en Nicaragua, que eran un grupo paramilitar que buscaba el derrocamiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional que había derrocado al dictador Anastasio Somoza, dentro de aviones diseñados únicamente para enviar ayuda humanitaria. Con estos antecedentes no es de extrañar la preocupación en Venezuela y la región por un posible escenario de guerra civil apoyado desde Colombia y USA.

Sputnik Mundo

Pero no sólo desde USA se esta presionando para que se materialice este cambio de régimen a través de una supuesta intervención humanitaria, el actual gobierno colombiano en cabeza del advenedizo Iván Duque ha tenido un rol fundamental en la creación de un ambiente favorable a una intervención. Los medios masivos en Colombia venden la idea de que el gobierno colombiano esta liderando una lucha en defensa de los derechos humanos y la justicia de forma conjunta con el gobierno norteamericano y hasta hablan de gobiernos aliados.

Nada más alejado de la realidad, si hay un termino para definir la relación entre USA y Colombia no es el de aliado. Basta con revisar la historia de entrega y sometimiento de la clase dirigente criolla para entender que lo que existe aquí es una relación entre amo y esclavo, o para ponerlo en términos mas técnicos, Colombia es un Estado cliente de USA. Un Estado cliente es aquel que recibe apoyo económico y militar de uno con mayor poderío. Esto se puede comprobar revisando la historia de los últimos años en los que Colombia ha recibido billones de dólares a través del Plan Colombia, que fue concebido en 1999 por el expresidente Andrés Pastrana y que contaba con un componente de ayuda social pero que, tras los eventos del 11 de septiembre de 2001, se convirtió únicamente en uno de lucha antiterrorista. Se estima que entre 2001 y 2016 Estados Unidos ha invertido 10 mil millones de dólares en ayuda militar en Colombia.

Ante todo esto, es evidente que lo que se pretende hacer en la región es una continuación de las guerras de poder geoestratégico que se están dando en oriente medio y en las que Estados Unidos, Rusia y China están luchando no solo por recursos como el petróleo, sino por la hegemonía económica en la que Estado Unidos esta quedando en desventaja debido entre otros motivos a los efectos de la desindustrialización provocada por la globalización que ha dejado a grandes sectores de su clase trabajadora sin opciones laborales, lo que llevó a muchos a comprar el discurso de Trump en el que éste prometió recuperar el poderío económico y el orgullo perdido. Obviamente Colombia es un pequeño engranaje en esta gigante rueda de intereses económicos y estratégicos y no un protagonista y defensor de la libertad y la democracia como lo quieren hacer creer los medios y el gobierno colombiano.

https://www.wola.org/es/analisis/ayuda-militar-de-estados-unidos-en-latinoamerica/

https://www.vox.com/world/2019/2/20/18233394/mccabe-trump-venezuela-war-oil-lawrence

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *