Sociedad

¿Qué dice el manual de la tragedia del biempensatismo Bogocentralizado? a propósito de los chocoanos bailando en medio de la tragedia


Por Milton Murillo, psiquiatra y casi psicoanalista


Leo, leo y me pregunto, ¿según algunos de ustedes, cómo debieron reaccionar entonces las personas del que jugaron en el agua y bailaron?

¿Qué dice el manual de la tragedia del biempensantismo Bogocentralizado? Estamos cayendo en el mismo error de siempre: querer homogeneizar la mente humana. Necesitaría un libro entero, y a los expertos en psiquiatría transcultural, para hablar de las enormes diferencias que hay entre las regiones del país en cuanto a salud mental se refiere.

¿Sabían ustedes, por ejemplo, que hay regiones de Colombia (y del mundo) en donde la depresión, descrita como la conocemos aquí debajo de nuestra cobija, no existe? Hay lugares donde la muerte y la adversidad se enfrentan con fiesta en comunidad. Y entonces, volviendo al punto, ¿cómo debemos reaccionar los seres humanos ante la adversidad para que sea “aceptable”?, ¿cómo nos gusta que sean las víctimas?

Se puede estar triste y sumido en la desgracia, llorar y perder la esperanza. Válido. Se puede hacer también, una manifestación cultural única y particular, bailar y nadar alrededor de lo que hace dos días era nuestro hogar. También válido.

¿O será que nos gusta mucho la porno miseria?

Colombia es mucho más que Bogotá (y otras cuatro ciudades, máximo) y ojalá, algún día consideremos eso para entender lo hermoso y espectacularmente diverso que es nuestro país. Y para no dejar a las demás regiones en el olvido narcisista como lo hemos hecho.

Además, así como siempre he dicho que no hay tristezas de primera y tristezas de segunda, que todas son válidas, tampoco hay buenas o malas maneras de reaccionar ante la pérdida. Lo bueno y lo malo dejémoselo a las religiones, aquí estamos entre humanos. Gobierno para los damnificados, no hay, y lo que hay está muy desvencijado. Entonces, no le sumemos al sufrimiento de las víctimas de las inundaciones nuestra estulticia que, además, nadie está pidiendo.

¿Han votado “mal” esas regiones? Sí. Pero no porque quieren, es porque no pueden hacerlo diferente, en parte como producto del abandono que mencioné antes. Se sorprenderían de lo que es capaz un ser humano cuando ve a sus hijos con hambre. Y nuestros “venereables” políticos lo saben bien.

Busquen, si quieren, cómo hacer llegar ayudas a la zonas afectadas. Aprovechen, si les nace, para hacer difusión de la importancia de escoger buenos gobernantes, eso sí, con cariño.

Por favor, yo sé que hace frío y es muy cómodo, pero saquen la cabeza del periné y verán cómo no hay dos seres humanos iguales en el mundo, y menos, afortunadamente, iguales a uno. Un poquito de prudencia y compasión. Buen día.


#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *