Psiquiatra y nutricionista de Harvard y experta en el cerebro dice que debes evitar estos 5 alimentos: “debilitan la memoria y la concentración”

Psiquiatra y nutricionista de Harvard y experta en el cerebro dice que debes evitar estos 5 alimentos: “debilitan la memoria y la concentración”

 

El cerebro es una máquina que necesita ciertos cuidados, de los cuales nos hemos olvidado últimamente. Uma Naidoo nos recomienda aprender a comer mejor y evitar  ciertos alimentos potencialmente peligrosos

 

Comer es una de las actividades más importantes de la vida del ser humano , como lo son el sueño, el trabajo y la vida sexual. Comer bien o mal es un acto aprendido y en nuestras sociedades modernas esta actividad está diseñada para hacerlo más mal que bien. Según una experta nutricionista nunca es tarde para virar de una mala alimentación hacia una buena. Evitar la demencia a medida que se envejece es posible y asegurarse de que se sienta concentrado y alerta todos los días también.

 

La psiquiatra y nutricionista de la Universidad de Harvard y autora del libro “This Is Your Brain on Food”, Uma Naidoo nos cuenta cuáles alimentos debemos evitar para que las bacterias intestinales no se comprometan y hagan un buen trabajo metabólico y así nuestro cerebro no se inflame y afecte la memoria y otros procesos cognitivos. Reducir la posibilidad de demencia tiene que ver con evitar alimentos que ataquen las bacterias intestinales encargadas de nuestro metabolismo. 

 

La experta asegura que para reducir o evitar la inflamación y la salud del cerebro, tanto como los procesos cognitivos saludables hay que evitar una serie de alimentos que afectan la higiene cerebral:  

Azúcares añadidos

 

Para funcionar el cerebro necesita energía, que obtiene de la glucosa, que es una forma de azúcar y así impulsa la actividad celular. No obstante, hay que ser cuidadosos porque una dieta alta en azúcar puede conducir a un exceso de glucosa en el cerebro, que los estudios han relacionado con problemas de memoria y menos plasticidad del hipocampo, la parte del cerebro que controla la memoria.

 

Como se sabe los alimentos ultra procesados como los horneados y algunos refrescos están saturados de azúcares refinados y agregados, con frecuencia en forma de jarabe de maíz con un alto contenido de fructosa, inunda el cerebro con demasiada glucosa.

  

Aunque cada cuerpo tiene necesidades diferentes, la American Heart Association recomienda que las mujeres consuman no más de 25 gramos de azúcar añadida al día, y los hombres no consuman más de 36 gramos de azúcar añadida al día. (Para saber si un alimento envasado contiene azúcares añadidos y en qué cantidad, consulte la línea “azúcares añadidos” en el panel de información nutricional).

 

Alimentos fritos

 

Pollo frito, papas fritas, donuts, buñuelos, empanadas y churros, la tentación de la época moderna, alimentos que encuentras en cada esquina. Toda una tentación y algunos económicos otros no tanto. 

 

Pero el cerebro necesita que reduzcamos el consumo de alimentos fritos, por salud del órgano mismo. Hay un estudio que involucró a 18.080 personas, y este encontró que una dieta alta en consumo de alimentos fritos estaba relacionada con puntajes mas bajos en aprendizaje y memoria. La razón probable: estos placeres culposos causan inflamación, lo que puede dañar los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro.

 

En otro estudio sobre depresión y resiliencia mental con 715 personas documentó que hay relación entre esta enfermedad y el alto consumo de frituras. Efectivamente, los investigadores encontraron que aquellos que consumían más alimentos fritos tenían más probabilidades de desarrollar depresión en su vida.

 

Ser más felices se puede lograr según ha dicho Uma Naidoo en su libro comiendo mejor y menos frituras. Si lo haces diariamente, empieza a hacerlo semanalmente, y si lo haces semanalmente pasa a una sola vez al mes. 

 

Carbohidratos de alta carga glucémica

 

Para el cuerpo da lo mismo procesar un alimento ricos en carbohidrato sea este dulce o no. Una pasta, un pan dulce o salado será procesado de la misma manera. Esto en términos de la salud mental significa que pueden aumentar el riesgo de depresión. Claro, no se va a sugerir olvidarse de los carbohidratos por completo. No obstante la calidad de estos es importante.  

 

Este estudio ya se hizo también. En 2018 investigadores buscaron evaluar qué carbohidratos tenían una relación con la depresión. Y para ello propusieron un cuestionario a 15.546 personas para medir el “índice de calidad de carbohidratos”. Hallaron que los carbohidratos de “mejor calidad” son los granos integrales, alimentos con mucha fibra y aquellos que se clasificaron con índice glucémico (GI) bajo.  

 

El IG es una medida de la rapidez con la que los alimentos se convierten en glucosa cuando se descomponen durante la digestión; cuanto más rápido un alimento se convierte en glucosa en el cuerpo, mayor es su clasificación GI. Los estudios han demostrado que las personas que tenían la puntuación más alta en el índice de calidad de los carbohidratos, lo que significa que consumían carbohidratos de mejor calidad, tenían un 30 % menos de probabilidades de desarrollar depresión que las que consumían carbohidratos con un IG alto.

Los carbohidratos con IG alto incluyen papas, pan blanco y arroz blanco. La miel, el jugo de naranja y los panes integrales son alimentos con un IG medio. Los alimentos con IG bajo incluyen vegetales verdes, la mayoría de las frutas, zanahorias crudas, frijoles, garbanzos y lentejas.

 

Nitratos

 

Usados como conservantes y para realzar el color en rebanadas de delicatessen y carnes curadas como tocino, salami y salchichas, los nitratos pueden estar relacionados con la depresión.

 

Un estudio reciente incluso sugiere que los nitratos pueden alterar las bacterias intestinales de tal manera que inclinan la balanza hacia el trastorno bipolar.

 

Si simplemente no puede vivir sin salami y salchichas, busque aquellos que contengan harina de trigo sarraceno, que se usa como relleno. La harina de trigo sarraceno contiene importantes antioxidantes que pueden contrarrestar algunos de los efectos negativos para la salud de estas carnes.

 

Alcohol

 

El alcohol también está en la lista de alimentos que pueden causar enfermedades en los cerebros de los seres humanos. Relacionado con demencia y ansiedad. Archana Singh-Manoux, profesora de investigación y directora del Instituto Francés de Salud e Investigación Médica, y sus colegas siguieron a 9087 personas durante 23 años para ver cómo se relacionaba el alcohol con la incidencia de demencia. Los resultados concluyeron que el alcohol tiene una fuerte relación con la demencia. Una alta incidencia que no se puede negar. 

Getty

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.