Carta Abierta de apoyo a la profesora Luciana Cadahia

FERNANDO BRONCANO Y 16 FIRMANTES MÁS


 

El martes pasado en las horas de la mañana, la profesora de Filosofía y Teoría Crítica Latinoamericana en la recibió una carta kafkiana que decía: “De acuerdo con la facultad que nos confiere el artículo 28 de la Ley 789 de 2002, le notificamos que hemos decidido dar por terminado su contrato de trabajo sin justa causa a partir del día 28 de mayo de 2019”. La carta no solo se abstiene de dar detalles o de justificar tal decisión, sino que los redactores de la misma mantuvieron silencio cuando se les preguntó por los motivos. Estamos convencidos de que el trato injusto al que han sometido la Dra. Cadahia puede convertirse en la nueva modalidad con la que las universidades procederán contra sus docentes, estudiantes y la libertad intelectual, razón por la cual mediante esta carta queremos manifestar nuestra condena a esta situación enteramente injustificable desde cualquier punto de vista moral e institucional.

La profesora de filosofía de laUniversidad Javeriana, Luciana Cadahia, fue despedida sin justa causa. Cortesía Centro Maria Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados

Decidimos publicar esta carta porque consideramos que las contribuciones de la Profesora Cadahia al campo de la Teoría Política reflejan los principios más íntegros de una institución académica en condiciones de contribuir al fortalecimiento de la pasión por el pensamiento, así como a la indagación libre e informada en estos momentos de peligro. Cadahia es una de las mentes más lúcidas de la reflexión teórica-política no solo a nivel regional, sino también a escala atlántica. La expulsión de Cadahia de la Universidad Javeriana es un asalto a esta tradición, que defendemos como el único fundamento legítimo de la universidad moderna.

Una universidad que despide a una figura de la altura intelectual de la Dra. Luciana Cadahia atenta contra el centro mismo de su misión, socava todos sus compromisos morales y legales con el cuerpo docente y estudiantil. Lo absurdo del “caso” y el “misterio de su proceso”, para parafrasear a un conocido jurista italiano, se amplifican si tenemos en cuenta los importantes logros intelectuales y las numerosas publicaciones de la Dra. Cadahia, entre las que se cuentan varias monografías, volúmenes editados y artículos publicados en las revistas académicas más prestigiosas de España, el Reino Unido y América Latina. Justo en la semana que recibió la carta de despido, la editorial Lengua de Trapo anunció que su libro más reciente, El círculo mágico del estado, saldrá publicado en España a finales de este mes.  Por su brillante producción y sus apasionadas intervenciones, la Dra. Cadahia goza de amplio reconocimiento y respeto en redes académicas intelectuales de Madrid, Barcelona, Nueva York, Pennsylvania, Michigan, Santiago de Chile, Buenos Aires o Bogotá. Si bien la terminación de su contrato en la Javeriana de ninguna manera afecta su participación en estas redes, somos conscientes de la precaria posición en la que la sitúa esta decisión. Por esta razón, no solo condenamos esta oscura cancelación de contrato, que no se acoge a las mínimas normas del poder discrecional de las autoridades administrativas, sino que exigimos su reintegro inmediato.

Por último, no quisiéramos terminar esta carta sin mencionar el delicado contexto geopolítico en el que se inserta esta delirante y arbitraria decisión, a saber, el acenso de una nueva coalición de gobiernos de extrema derecha en la región que,  como ha señalado uno de sus representantes, desea “acabar de una vez por todas con todos los comunistas de América Latina”. El léxico bolsonarista delata los intentos desesperados de la gobernabilidad contemporánea de regresar a las guerras subsidiarias de la Guerra Fría mediante la intensificación de las condiciones de guerra civil a nivel planetario.

En esta situación, es necesario recordar las sabias palabras del poeta católico español José Bergamín (1895-1983), quien, al ser interrogado por la policía fascista cuando intentaba salir de España durante la Guerra Civil, respondió: “Escuche, no soy y nunca seré un comunista, pero aquello que ustedes llaman comunista, seguramente lo sea”. Esto sigue resonando en nuestro presente. El caso de la Profesora Cadahia debería ser un llamado de alerta para todos en la academia y más allá de ella que desean defender la libertad de cátedra, el pensamiento y el rigor en la investigación a todos los niveles de la educación superior. La universidad se convierta en pura maquinación/maquinismo cuando expulsa de su seno a una gran académica e intelectual como la profesora Cadahia. Es por esto que manifestamos nuestro apoyo y nuestra amistad a Luciana.

—–

– Gerardo Muñoz (Lehigh U, Pensilvania)

– Laura Gómez (U Javeriana, Bogotá)

– Ángel Álvarez Solís (Ibero, México)

– José Luis Villacañas (Complutense, Madrid)

– Germán Cano (Universidad de Alcalá)

– Silvia López Gil (Universidad Iberoamericana, México)

– Fernando Broncano (Universidad Carlos II)

– Clara Ramas San Miguel

– Jorge Alemán (investigador y psicoanalista)

– Rodrigo Karmy (Universidad de Chile)

– Óscar Ariel Cabezas (Universidad Metropolitana, Santiago)

– David Vázquez Hurtado (Fort Lewis College, Colorado)

– Ana María Díaz Collazos (Fort Lewis College, Colorado)

– Adrià Porta Caballé (New School of Social Research, Nueva York)

– Julián Gómez (New School of Social Research, Nueva York)

– Sara Tufano (El Tiempo)

– Erna Von der Walde (investigadora independiente)

 

 

AUTOR

no critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*