Pestalotiopsis microspora: un Hongo que come plástico puede ayudar en la lucha contra los desechos plásticos

Simon McGill / Getty Images

Pestalotiopsis microspora puede convertir el poliuretano en material orgánico, naturalmente. Los seres humanos han fabricado alrededor de 9 mil millones de toneladas de plástico desde la década de 1950, de las cuales solo el 9% ha sido reciclado y el 12% incinerado. El 79% restante se ha acumulado en vertederos o en el medio ambiente natural, e incluso la mayoría de los plásticos etiquetados como “biodegradables” no se descomponen en el océano.
Para ayudar a aligerar la carga de la naturaleza en medio de esta crisis ambiental, los investigadores ahora están buscando métodos alternativos para la reducción del plástico. Una de esas soluciones se presenta en forma de una determinada especie de hongo con la capacidad de consumir poliuretano, uno de los principales ingredientes de los productos plásticos.
 
¿Qué significa eso para los esfuerzos ambientales? Si podemos encontrar una manera de aprovechar el poder de estos hongos que comen plástico, algunos científicos creen que estos compostadores naturales podrían ser la clave para limpiar nuestro planeta.
 

Especies de hongos que comen plástico 

 
Los hongos, que técnicamente se refieren al cuerpo fructífero (o la estructura reproductiva) de algunos hongos subterráneos o sotobosque, son conocidos por su proceso natural de descomposición de las plantas muertas. Desde el material de construcción hasta el biocombustible, el potencial oculto de los hongos ha mantenido a los investigadores alerta durante años. Y con entre 2 y 4 millones de especies de hongos, las posibilidades son aparentemente infinitas.¹
 
Los científicos han descubierto algunos hongos que comen plástico a lo largo de los años, y aunque algunos son increíblemente raros, otros se pueden encontrar en su mercado local.

Pestalotiopsis microspora

Los estudiantes en un viaje de investigación de clase desde Yale descubrieron un hongo raro en la selva amazónica en Ecuador en 2011. El hongo, Pestalotiopsis microspora, puede crecer en poliuretano, un polímero común en productos plásticos, y usarlo como su única fuente de carbono. Según el equipo de investigación de Yale, el hongo marrón claro de apariencia simple puede vivir en ambientes con o sin oxígeno, descomponiendo y digiriendo el poliuretano antes de convertirlo en materia orgánica.
 
En un experimento que midió la velocidad a la que el hongo descompone la materia, notaron un aclaramiento significativo en el material plástico después de solo dos semanas. Pestalotiopsis microspora incluso limpió el plástico más rápido que Aspergillus niger, el hongo conocido por causar moho negro dañino.²
 

Pleurotus ostreatus y Schizophyllum commune

 
En una colaboración entre la diseñadora Katharina Unger de LIVIN Studio y la facultad de microbiología de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos, un proyecto que utiliza el micelio (la parte vegetativa del hongo similar al sistema de raíces de una planta) de dos hongos comunes fue noticia en 2014. Usando Pleurotus ostreatus, también conocido como el hongo ostra, y Schizophyllum commune, también conocido como el hongo de las branquias divididas, el equipo pudo convertir el plástico en alimento de calidad humana.
 
Los hongos se cultivaron en vainas circulares hechas de gelatina derivada de algas marinas rellenas con plásticos tratados con UV. A medida que el hongo digiere el plástico, crece alrededor de las vainas de base comestible para crear un bocadillo rico en micelio después de unos pocos meses. Si bien el diseño, conocido como Fungi Mutarium, era solo un prototipo conceptual para respaldar la investigación, presentaba el potencial de los hongos comúnmente consumidos como una solución a la contaminación plástica.
 

Aspergillus tubingensis

 
En 2017, un equipo de científicos descubrió otro hongo que come plástico en un vertedero de desechos de una ciudad en Pakistán. El hongo, llamado Aspergillus tubingensis, podría descomponer el poliuretano de poliéster en pedazos más pequeños después de dos meses³.
 

¿Qué es Mycoremediation?

 
La micorremediación es el proceso natural que utilizan los hongos para degradar o aislar contaminantes en el medio ambiente. Es una forma de biorremediación, que puede ocurrir naturalmente o introducirse deliberadamente, para descomponer diferentes tipos de contaminantes ambientales. La micorremediación utiliza hongos en lugar de bacterias (aunque a veces se usa en combinación), gracias a las enzimas que los hongos producen de forma natural.
 
Se ha demostrado que esta característica única de los hongos es una herramienta eficaz en la eliminación de desechos. Por ejemplo, un estudio de 2020 publicado en Biotechnology Reports encontró que la micorremediación aplicada a desechos agrícolas como pesticidas, herbicidas y cianotoxinas es más rentable, ecológica y eficaz.4
 
Esto es especialmente relevante en el caso de Pestalotiopsis microspora, que no solo vive solo de plástico, sino que puede hacerlo en ambientes oscuros sin oxígeno. Eso significa que puede prosperar en centros de tratamiento de residuos, tener aplicaciones en sistemas de compostaje doméstico e incluso sobrevivir en el fondo de vertederos pesados.
 

¡Y tú también puedes comerlo! Pestalotiopsis microspora

Aunque el estudio de Yale sobre P. microspora no examinó las cualidades comestibles de los hongos que degradan el plástico, el proyecto de la Universidad de Utrecht prueba definitivamente que ciertos tipos de hongos siguen siendo comestibles incluso después de consumir plástico. Katharina Unger, la diseñadora detrás del proyecto, le dijo a Dezeen que los hongos resultantes tenían un sabor “dulce con olor a anís o regaliz”, mientras que la textura y el sabor dependían de la cepa específica. El equipo incluso ideó una receta para dar sabor a la vaina de base de gelatina de algas marinas y diseñó una gama de cubiertos especializados para comer los champiñones.
 
Según un estudio de la Universidad de Rajasthan en India, los hongos que se alimentan de plástico a veces pueden absorber demasiado contaminante en su micelio y, por lo tanto, no pueden consumirse debido a una gran cantidad de toxinas.5 Si se realizan más investigaciones sobre la seguridad Sin embargo, la micorremediación mediante el cultivo de hongos podría abordar dos de los mayores problemas del mundo: el desperdicio y la escasez de alimentos.
 

Pros y contras de usar Pestalotiopsis microspora

 
La idea de usar hongos para descomponer plásticos no está exenta de limitaciones. Liberar nuevos organismos en nuevos entornos (por ejemplo, en el océano, que alberga cientos de miles de toneladas métricas de plástico) puede ser un asunto complicado. Un enfoque, como informó Newsweek después del descubrimiento del equipo de Yale de P. microspora en el Amazonas, sería recolectar los desechos plásticos primero y dejar que el hongo haga su magia en un ambiente controlado.
 
Dicho esto, la investigación muestra claramente que este tipo de hongos pueden descomponer los plásticos en semanas o meses, produciendo potencialmente un alimento rico en proteínas para animales, humanos o plantas. Con más investigación, los hongos podrían ayudar a abordar nuestros problemas de contaminación plástica.

  1. Hawksworth, David and Lücking, Robert. “Fungal Diversity Revisited: 2.2 to 3.8 Million Species.” The Fungal Kingdom, ch. 4, 2017, pp. 79-95, doi:10.1128/microbiolspec.FUNK-0052-2016
  2. Russell, Johnathan, et al. “Biodegradation of Polyester Polyurethane by Endophytic Fungi.” Applied and Environmental Microbiology, vol. 77, no. 17, 2011, pp. 6076-6084, doi:10.1128/AEM.00521-11
  3. Khan, Sehroon, et al. “Biodegradation of Polyester Polyurethane by Aspergillus tubingensis.” Environmental Pollution, vol. 225, 2017, pp. 468-480, doi:10.1016/j.envpol.2017.03.012
  4. Akhtar, Nahid and Amin-ul Mannan, M. “Mycoremediation: Expunging Environmental Pollutants.” Biotechnology Reports, vol. 26, 2020, pp. e00452, doi:10.1016/j.btre.2020.e00452
  5. Kulshreshtha, Shweta, et al. “Mushroom as a Product and Their Role in Mycoremediation.” AMB Express, vol. 4, no. 29, 2014, doi:10.1186/s13568-014-0029-8

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *