Qué es la perimenopausia y cuáles son sus síntomas, hablan expertes

La perimenopausia es básicamente lo que pasa en torno a la menopausia, es decir para lo que se está preparando el cuerpo de la mujer cuando deja de ovular y, por ende, de menstruar.  

Quienes se dedican a estudiar este tema, perimenopausia, no se han puesto de acuerdo con respecto a los tiempos: no es claro cuándo empieza ni cuánto dura. Para unos, suele empezar a los 40 años, mientras que para otros, ocurre de los 47 a los 51 años. Según Johns Hopkins Medical Center puede durar entre 2 y 10 años

Este es un tema del cual se ha empezado a debatir y a escribir recientemente. En los grandes medios de comunicación con frecuencia queda oculto por otros temas a los que se les da una mayor relevancia. La escritora Jessica Grose, sin embargo, ha escrito en su columna habitual de The New York Times sobre la perimenopausia. En estos textos de divulgación comparte algunas características importantes como la identificación de síntomas. También se expresa sobre lo innombrable, el tabú que hay en torno a la menopausia y, por ende, sobre la perimenopausia. Una estadística de la Sociedad Norteamericana de Menopausia que se cita con mucha frecuencia establece que en 2025 más de mil millones de mujeres de todo el mundo serán posmenopáusicas. Según la escritora, aunque sea una vivencia ‘natural’ de las mujeres, no se habla de la perimenopausia; no es un saber que se transfiera de una madre a una hija, sino que se tiene que vivir y ‘sufrir’ en silencio. 

Síntomas físicos y emocionales de la Peri-menopausia 

Irregularidad menstrual: es el síntoma más común y también el indicador del inicio de este proceso. “Demasiado pronto, demasiado pesado, demasiado largo”.

Sofocos: son una suerte de calores repentinos e intensos en la cara y la cabeza, que se extienden al resto del cuerpo y se prolongan por unos pocos minutos hasta desaparecer tan rápidamente como vinieron.

Atrofia urogenital (vaginitis atrófica): es el adelgazamiento, resequedad e inflamación de las paredes vaginales que puede ocurrir cuando el cuerpo tiene menos estrógeno. La atrofia vaginal se produce con mayor frecuencia después de la menopausia.

Depresión y ansiedad son otros de los síntomas que aparecen. Pauline Maki, profesora de psiquiatría, psicología, obstetricia y ginecología de la Universidad de Illinois, en Chicago, y ex presidenta de la Sociedad Estadounidense para la Menopausia, explica que hay un “declive en el estado de ánimo de la mujer con la perimenopausia” y en muchos casos una “vulnerabilidad a la depresión, similar a la que experimentan las mujeres tras el embarazo o la depresión posparto”. 

Jessica Grosse nos invita a cambiar el discurso y a buscar ayuda. Las mujeres que están en este proceso pueden y deben ir al médico, hablar de esto con expertos y, por supuesto, también con sus pares, así como consultar libros o participar en foros de divulgación sobre el tema.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.