Opinión

De La Corrupción y otros Demonios

Por Marta Elena Rangel

Martha Elena Rangel Twitter

No tengo ni idea como una sociedad conservadora y pacata, logró convivir sin ninguna vergüenza con el rosario, la liturgia de las horas y la misa con golpes de pecho y todo y además con la traición, la idea de éxito y una vida dedicada a amasar fortunas y si hay que matar para lograrlo pues mi Dios sabrá perdonarlo.

Cuando uno analiza la procedencia de las grandes fortunas colombianas, que son las que interesan en este escrito, se encuentra con unas anécdotas de esas bien abyectas. Para estar de moda, hablaremos del señor .

Luis Carlos Sarmiento Angulo, fue uno de los mejores estudiantes de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional. Su mayor afición: La contabilidad, mezcla muy conveniente para un futuro empresario. Sus primeros trabajos como ingeniero, los realizó En el cuarto año de universidad, trabajó como ayudante de ingeniería en la empresa Cuellar Serrano Gómez, después fue calculista de geodesia en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, y luego fue ingeniero de campo en la firma Santiago Berrío y Cía.

Inmediatamente se dio cuenta que si él quería ingresar a las grandes ligas de la ingeniería colombiana, debería aceptar trabajos  en zonas de violencia, particularmente construir la carretera panamericana a la altura del tapón de Darién, alto Baudó y el golfo de Urabá. Este golpe maestro lo llevó a consolidar su primera firma. Negocio fabuloso por cierto, porque la carretera estaba subvencionada por USA.

Sin embargo, su mayor fortuna la amasó en Bogotá, es el mayor constructor de vivienda de la ciudad, por cuatro motivos bien políticos.

El UPAC implantado por Misael Pastrana. Negocio fabuloso para los constructores y los ahorradores. Pero una carga miedosa para los compradores. En 1976,  un apartamento que costaba 16 millones de pesos, en quince años podría haber pagado mil millones, todo debido al comportamiento de la inflación y las tasas de interés. Más de dos mil usuarios perdieron sus inmuebles cuando las cuotas subieron a niveles imposibles de pagar. Los ciudadanos quebrados, los constructores con empresas robustas y los ahorradores con grandes capitales conformados. El proceso de convertir sus corporación de ahorro y vivienda en un banco, fue a asesorado por el abogado que tenemos hoy como fiscal de la nación.

Agroingreso Seguro. Para la campaña de en el 2002, Sarmiento Angulo colaboró con cincuenta millones de pesos y nuestro prófugo inocente, Andrés Felipe Arias, le subsidió Unipalma y Organización Pajonales con nada menos que doce mil millones de pesos.

Los Fondos Privados de pensión. Sarmiento Angulo y su entonces asesor Luis Alberto Moreno, actual presidente del , viajaron a Chile y le presentaron a Cesar Gaviria el modelo de pensiones. Desgracia que no solo cautivó al gobierno sino al senador Uribe, ponente de la ley. Este modelo, se considera el más jugoso negocio de la banca privada. Ya comprendo por qué era imposible que un hombre como Gustavo Petro llegara al poder.

La ley de vivienda para los más pobres. Fonvivienda y la Fiduciaria Bogotá, firmaron en el 2012 un contrato por cuatro billones de pesos para el programa de viviendas gratuitas. Nunca comprendí por qué no se organizaron programas de autoconstrucción. Hubieran financiado y generado empleo. Regalazo de Santos al industrial avispado.

En resumidas cuentas señoras y señores la riqueza de una familia se trabaja con el sacrificio de los pobres y un buen abogado como Néstor Humberto Martínez, pero diez millones de colombianos se encuentran convencidos que sin un empresario como Sarmiento, este no generaría riqueza ¡Qué Barbaridad!

Otra columna de Marta Elena Rangel que también te pude interesar : Se Murió La Tía Tere

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *