Ocho muertos en carro bomba en la Escuela General Santander

Rescatistas y personal de emergencia en el sitio de la explosión en la Escuela General Santander en Bogotá Credit Personal del ejército de Colombia vía Associated Press

Redacción elshabbat.com

Bogotá–Un coche bomba explotó este jueves en la academia de policía en  Bogotá, matando al menos a ocho personas e hiriendo a 10 en lo que las autoridades calificaron de terrorismo.

Rescatistas y personal de emergencia en el sitio de la explosión en la Escuela General Santander en Bogotá Credit Personal del ejército de Colombia vía Associated Press

La bomba en la Escuela General Santander en el sur de la capital rompió ventanas de apartamentos en las cercanías. El vehículo se estrelló contra los terrenos de la academia antes de la explosión, dijeron testigos a periodistas.

El presidente Ivan Duque calificó la bomba de “miserable acto terrorista … contra nuestra policía” y dijo que regresaba a la capital desde el oeste del país, donde había asistido a una reunión sobre seguridad.

Dijo que había ordenado a las fuerzas de seguridad que buscaran a los perpetradores y los llevaran ante la justicia. No estaba claro de inmediato si el atacante o los atacantes lograron escapar, o murieron en la escena.

El Ministerio de Defensa dijo en un comunicado que ocho personas murieron y 10 resultaron heridas, pero no dijo si las víctimas eran policías o civiles.

Un helicóptero de la policía se cernía sobre el área y los familiares de los cadetes de la academia estaban reunidos, muchos llorando mientras buscaban información. Las ambulancias todavía estaban saliendo de la escena.

Las imágenes en las redes sociales mostraron los restos de un vehículo en llamas en el área de estacionamiento de la escuela de policía, y el personal de emergencia en la escena.

“Fue un coche bomba que desafortunadamente rompió los controles de seguridad”, dijo la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez a los periodistas.

Todavía no se sabía quién podría estar detrás de la explosión.

Los coches bomba fueron frecuentes durante décadas de guerra civil entre el estado y varios grupos rebeldes de izquierda, así como en la violencia que involucró al cartel de la droga de Medellín liderado por el narcotraficante Pablo Escobar.

Lo peor de la guerra, que dejó unos 260,000 muertos y millones de desplazados, terminó cuando el gobierno llegó a un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016.

El último gran ataque se produjo en enero de 2018 cuando el grupo rebelde activo más grande, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), detonó una bomba en la ciudad portuaria de Barranquilla, al norte, matando a cinco policías e hiriendo a decenas.

El ELN, formado por unos 2,000 combatientes y considerado una organización terrorista por los Estados Unidos, ha estado en conversaciones con el gobierno desde febrero de 2017 para poner fin al conflicto.

Duque, quien asumió el cargo en agosto, condicionó las conversaciones de paz para que el ELN suspendiera las hostilidades y liberara a todos los rehenes.

El miércoles, el ELN dijo en un comunicado que había secuestrado a tres tripulantes de un helicóptero civil que había “neutralizado” la semana pasada. En respuesta, el Alto Comisionado de Paz de Colombia, Miguel Ceballos, dijo que el ELN “se estaba alejando cada vez más de la posibilidad del diálogo”.

No hubo indicios de que el ELN estuviera detrás del ataque en Bogotá o de que el secuestro estuviera relacionado.

Ya se dio a conocer el nombre del autor material identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez.

 

NOS PUEDES SEGUIR EL LOS SIGUIENTES CANALES:

Canal de YouTube

Perfil Twitter

Página de Facebook

REUTERS

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *