‘Ñeñe’ Hernández tuvo crédito de los Char por US$ 1.1 millones de 2010 y fue socio de la esposa de ‘Kiko’ Gómez y de un hijo de ‘Marquitos’ Figueroa

Las relaciones políticas y económicas del interfecto narcotraficante colombiano José Guillermo Hernández Aponte, alias ‘Ñeñe’, incluyen un crédito de un millón 158 mil dólares de 2010, otorgado por la familia Char, de Barranquilla, a través de su entidad financiera Serfinansa, hoy convertida en banco del mismo nombre.

El 8 de octubre de 2015, ‘Ñeñe’ Hernández aparece abrazado y brindando champaña con su viejo amigo Alejandro Char, ex alcalde de Barranquilla y actual precandidato presidencial por Cambio Radical. La foto fue tomada en el jet privado de Ricardo Uribe Arango. De izquierda a derecha, la empresaria Sandra Bessudo, Ricardo Uribe Arango, ‘Ñeñe Hernández, Alejandro Char Chaljub, Jorge Sánchez y un hombre no identificado.



 El Shabbat 



Por Gonzalo Guillén Y Julián F. Martínez


[Este artículo de investigación realizado por Gonzalo Guillén Y Julián F. Martínez fue publicado originalmente en el portal digital LaNuevaPrensa ]

Las relaciones políticas y económicas del interfecto narcotraficante colombiano José Guillermo Hernández Aponte, alias ‘Ñeñe’, incluyen un crédito de un millón 158 mil dólares de 2010, otorgado por la familia Char, de Barranquilla, a través de su entidad financiera Serfinansa, hoy convertida en banco del mismo nombre.

El clan Char es el único grupo político de Colombia que tiene banco propio, el cual hace parte del Grupo Empresarial Olímpica.

El narcotraficante ‘Ñeñe’ Hernández, asesinado por sicarios en Brasil el pasado 1 de mayo, hizo parte de una operación de compra de votos en la costa norte para el hoy presidente de Colombia Iván Duque, de acuerdo con la investigación exclusiva que LaNuevaPrensa comenzó a publicar el pasado 3 de marzo.

Cuando se suscribió el crédito otorgado por los Char, con una vigencia de 60 meses, en el contrato de prenda correspondiente quedó establecido lo siguiente respecto de ´Ñeñe’:

     “Declara que los recursos con los cuales adquirió el ganado que se pignora no provienen de ninguna actividad ilícita según las normas vigentes y en especial el Código Penal, y declara que tampoco provienen de terceras personas que estén utilizando de manera directa o indirecta el deudor para dar apariencia de legalidad a activos de origen ilícito”.

En 2010, la junta directiva de Serfinansa estaba compuesta por: Jabib Char Abdala, Antonio Char Chaljub, José Manuel Carbonell Gómez, Hernando Rodríguez Rozo, Álvaro Jesús Cotes Mestre y Farid Char Abdala. El contrato pignoró 852 semovientes que fueron incautados por las autoridades en mayo pasado, tras la muerte de ‘Ñeñe’. Hacen parte las 11 mil 949 cabezas de ganado confiscadas.

Junta Directiva de Serfinanza, del clan Char. Antes de ser banco se escribía con S.

También, tenía una sociedad (Marcos Figueroa Obras Civiles) con Marcos Marcos Figueroa Britto, hijo del otro narcotraficante y homicida guajiro Marcos de Jesús Figueroa García, alias ‘Marquitos’, hoy preso en la cárcel La Picañela, de Ibagué, y actualmente acusado en dos juicios por homicidio que se llevan en Bogotá y Valledupar.

‘Ñeñe’ Hernández también era socio de Marcos Marcos Figueroa Britto, hijo del narcotraficante y asesino guajiro ‘Marquitos’ Figueroa García.

De la misma manera, al morir ‘Ñeñe’ era socio de las firmas Gnecco’s SAS y EDS Automotriz El Límite, de las que también hacía parte el hoy prófugo Armando de Jesús Gnecco Vega, alias ‘Mandarino’, reconocido contrabandista de gasolina venezolana e incurso en el homicidio del ciudadano Efraín Ovalle.

Otras sociedades de ‘Ñeñe’ Hernández, solamente de Cesar, como las anteriores, son: Sociedad Andaluja, de Valledupar, representada por Silvia Liliana Ariza de la Hoz y EDS Automotriz El Tractor, representada por ‘Mandarino’.

El total de las empresas incautadas a ‘Ñeñe’ Hernández suma, por ahora, 21, más cinco estaciones de combustibles, en seis departamentos de Colombia: Santander, La Guajira, Bolívar, Cundinamarca y Cesar.

Todas las firmas mencionadas fueron incautadas por las autoridades colombianas en mayo de 2019, durante un operativo que tardó ocho días. En él participaron 300 policías y 23 fiscales. Los resultados fueron dados a conocer el 11 de junio de 2019.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *