Política

Marta Lucía Ramírez: una tragedia familiar continúa

ha estado en medio de los reflectores los últimos meses. No ha parado un escándalo cuando aparece otro. Cada semana le toca salir en medios tradicionales a defenderse de los ataques, según ella y sus amigos, de la izquierda que la quiere ver acabada. Ella tiene una larga carrera que comenzó en el gobierno de Julio César Turbay. Se ha paseado por todos los partidos y casi todos los gobiernos.

Su carrera política comenzó cuando Samper llegó en 1990 al Ministerio de Desarrollo Económico y la ubicó como directora del Instituto de Comercio Exterior (Incomex). Allí tuvo su primer escándalo. Ingrid Betancourt denunció que el ministerio había comprado las oficinas donde se ubicaba la presidencia de Bavaria, en la carrera 7ª  con calle 32, pero quien se había hecho al millonario contrato de remodelación era el esposo de Ramírez, el arquitecto . Su esposo que la ha acompañado en sus ‘andanzas’.

Como se supo la semana pasada por la investigación realizada por Gonzalo Guillén y Julian F. Martínez, en 1997 la vice pagó la fianza de su hermano detenido por en Estados Unidos. La suma de dicha fianza fueron la no despreciable cifra de 150 mil dólares.

El hermano de la vicepresidente fue detenido en Miami en julio de 1997, cuando recibía un cargamento de heroína que dos “mulas”, reclutadas por él, transportaron por vía aérea desde Aruba. A su regreso, llevaron la droga en cápsulas que se tragaron, fabricadas con condones, dicen la acusación y la sentencia judicial condenatoria.

La acusación estuvo a cargo de la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de la Florida y el juicio se llevó ante la Corte Federal del mismo distrito.

Antes de ese escándalo ya había salido sus nexos con Memo Fantasma. Jeremy McDermott, cofundador de Insight Crime publicó una investigación en la que da a conocer a un capo que ha permanecido en la sombra pero que lleva por lo menos tres decádas en el negocio del narcotráfico. Un peso pesado que empezó su carrera criminal cuando Pablo Escobar aún vivía y que estuvo relacionado con toda la élite del hampa mundial, entre colombianos, mexicanos y estadounideses. En medio de la investigación, que duró más de dos años, salió el nombre de Marta Lucía Ramirez, su esposo y su hija. Su esposo también ha sido acusado por lavado de activos con relación con PDVSA, aunque ellos siempre han negado dicha participación.

Marta Lucía Ramírez fue ministra de defensa del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, y es acusada de ser la responsable de la nefasta y oprobiosa Operación Orión en la comuna 13 de Medellín.

Pero esta comuna se inmortalizó en el imaginario colectivo del país gracias a un personaje que ha sido un líder condenados por muchos y amados por otros, este gran colombaiano no es más que el famoso Álvaro Urube Vélez, quien el 16 de octubre de 2002 lanzó sobre la comuna la Operación Orión. Que dejó tanto dolor y muerte que incluso hoy, 15 años después todavía le duele al país. “la operación «Orión» lanzó sobre el barrio, el 16 de octubre, cinco batallones de la IV Brigada, el Grupo de Fuerzas Especiales Urbanas (FUDRA), el batallón contraguerrillero del ejército, efectivos de la policía metropolitana y de la policía de Antioquia, con el apoyo del Departamento Administrativo de Seguridad (la policía política, DAS). Más de 3.000 hombres lanzados en una operación de guerra total contra… la población.”

Don Berna al ser extraditado en 2008 a los Estados Unidos, en medio de su larga confesión a las autoridades gringas afirmó que los cadáveres de 300 víctimas, repartidos en un centenar de fosas comunes, se hallaban en «La Escombrera». También precisó que la operación «Orión» fue planificada y coordinada conjuntamente por los paramilitares y los miembros de la IV Brigada que mandaba entonces el general Mario Montoya –nombrado después comandante en jefe del ejército colombiano por Uribe-. El general Montoya dimitió en noviembre de 2008, cuando estalló el escándalo de los «falsos positivos» de civiles asesinados por los militares y presentados como guerrilleros muertos en combate.

Ha sido un lugar común de todo el establecimiento salir a decir que lo que le sucedió a Marta Lucía ha sido una tragedia familiar, cuatro expresidentes salieron a defenderla, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana y Matarife; también Claudia López salió a decir lo mismo, los periodistas no podían faltar: Vicky Dávila, Julio Sánchez Cristo, Luis Carlos Vélez, y un largo etcétera salió a defender la tragedia familiar de la Vice, olvidando el fondo del asunto: ocultar información esencial para el elector. Sin contar los mil un escándalos que la involucran.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *