Perfiles

Mario Vargas Llosa, el puñetazo del silencio

Hoy cumple 83 años, y el mundo celebra su vida y su obra. El único integrante del boom latinoamericano vivo y lo mejor escribiendo.

Mario Vargas Llosa 4 March 2019. (Photo by Jesus Hellin/NurPhoto via Getty Images)

Mario Vargas Llosa es quizá el peruano mas universal, el peruano que conocen en todo el planeta. Ese que es noticia cada cierto tiempo, no solo por la publicación de un libro, sino también por sus posturas y apoyos políticos. Ese que ha sido de derechas desde aquella lejana época donde todos los escritores latinoamericanos eran de izquierda o por lo menos apoyaban los gobiernos de izquierda y que eran pro-Cuba. Hizo parte del movimiento literario llamado el boom Latinoamericano y quizá uno de los más importantes al lado de , Donoso y Cortázar.

vargas Llosa pudo ser parte del boom latinoamericano, ese al que también perteneció Carlos Fuentes, José Donoso y Gabriel Marquez. Un movimiento que puso la literatura latinoamericana en el radar mundial.

Mario nace un 28 de marzo de 1936  en Arequipa, Perú. Desde 1993 cuenta con la nacionalidad española. Recibió el más grande galardón que un escritor pueda recibir en el 2010.  Su vida ha sido un libro con muchas aventuras e historias que recordar. Hoy vamos a recordar ese episodio, quizá el más famoso de su carrera no solo literaria sino en toda su vida. Mas recordado que su merecido Nobel. Sí, esa anécdota que todavía hoy resulta fascinante y con muchos visos de un buen libro de ficción que quizá no él hubiese podido escribir, pero sí Gabo. El que le dio Vargas Llosa a Gabo, es una historia inmemorial, una historia digna de una novela por sus ingredientes: amor, traición, violencia, héroe mancillado. Todo quizá con un toque de exageración. Ninguno de los dos fue capaz de hacer pública las razones, por lo menos al parecer Gabo se llevo el secreto a la tumba.

en el año de 1967 se publica “Cien Años de Soledad” y también el año que García Márquez se conoció con Vargas Llosa. Se conocieron en Cáracas con el motivo de la entrega del premio Romulo Gallegos de a Mario, por su novela “la casa verde”. Desde entonces los dos escritores latinoamericanos se hicieron amigos, amigos y rivales con sobradas razones para ambas situaciones. Compartían un talento para las letras, compartían un deseo inenarrable por la fama y el poder, compartían un genio y un carisma para las amistades, la política y todo lo que tiene que ver con las artes. Gabo mayor, nueve años mayor, y quizá por lo mismo más conocido. Fueron vecinos en Barcelona, compartieron amigos en común, agente literaria también, la gran Carmen  Balcells, y grandes veladas en compañía de amigos.

En 1976 Vargas Llosa le propinó un puñetazo en un ojo a Gabo, esto ocurrió en el Palacio de Bellas Artes de México D.F. para el estreno de Supervivientes de los Andes. Casi sin mediar palabra, el lobby del teatro, Varga Llosa golpeó a Gabo en la cara y después le dijo: “¡Esto, por lo que le hiciste a Patricia en Barcelona!”. Ambos cerraron filas con respecto al tema y además de no volver a hablar del tema por mas de cuatro décadas, no se volvieron a hablar. Amigos en común tomaron partido por uno o por otro, y un se han escrito varios libros de excelente factura sobre el tema. Llosa escribió un ensayo muy conocido sobre el Nobel Colombiano, antes del puñetazo, titulado “Historia de un deicidio”. Eran rivales y amigos, eran cómplices. Las letras latinoamericanas no serían lo mismo sin los dos grandes. Hace poco, hace poco menos de dos años rompió el silencio que mantuvo por cuatro décadas sobre García Marquez, sin  embargo fue nada lo que dijo sobre el famoso puñetazo, es más allí terminó la entrevista.

Fidel Castroy Gabriel Garcia Marquez 26 novembre 2002 à la Havane, Cuba. (Photo by Jose GOITIA/Gamma-Rapho via Getty Images)

A Mario Vargas Llosa lo está biografiando el mismo biografo de Gabo, sí, Gerard Martin. El mundo literario espera la salida de la biografía de Martin para saber otro capitulo de la denostada historia entre los dos titánes de la literatura universal. Mario Vargas Llosa dijo del Nobel colombiano que fue un adulador de Castro y la revolución cubana. Pero los que le hemos seguido la vida y obra a Gabo, sabemos que no es con la intensión que quiere orientar el peruano. Gabo fue un hombre de izquierdas con un criterio bien formado.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *