#MarchaPorLaVida la apuesta que Duque perdió

El 26 de julio había una manifestación organizada principalmente para exigir al gobierno la protección de los líderes colombianos en el territorio colombiano. A los líderes los matan a diario, los asesinan sin que el gobierno tome medidas efectivas para protegerlos y que las salidas en falso sean decir cosas como: “Son muchos los líderes y no podemos protegerlos a todos”. O la polémica que surgió porque para muchos el presidente parece tener una plantilla para trinar sobre los líderes asesinados.

(Photo by Riccardo Savi/Getty Images for Concordia Summit)



El Shabbat 



El 26 de julio había una manifestación organizada principalmente para exigir al gobierno la protección de los líderes  en el territorio colombiano. A los líderes los matan a diario, los asesinan sin que el gobierno tome medidas efectivas para protegerlos y que las salidas en falso sean decir cosas como: “Son muchos los líderes y no podemos protegerlos a todos”. O la polémica que surgió porque para muchos el presidente parece tener una plantilla para trinar sobre los líderes asesinados.

Ayer le apostó salir a marchar, le apostó unirse a la marcha que hacia la sociedad civil para exigirle al gobierno que proteja la vida de los colombianos que día a día luchan por una Colombia mejor. Y la apuesta todos estamos de acuerdo que le salió mal. Le tocó salir abucheado y bajo estrictas medidas de seguridad de la marcha en Cartagena. Las imagenes que encuentras en redes sobre lo ocurrido son vergonzosas para un gobernante que ganó con casi 11 millones de votos. Su legitimidad se ve comprometida y el pueblo está molesto, inconforme y exigiendo que gobierne bajo el programa que presentó en campaña y que al parecer ha hecho todo lo contrario.

La última perla que tiene molestos a la gran mayoría de la sociedad civil fue el anuncio de pagar la deuda que Odebrecht tiene con el principal financiador de su campaña: Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Sin embargo lo más sorprendente fue la manera como le tocó salir a Iván Duque de la marcha en Cartagena. EL pueblo sacó a flote su frustración y se unió en montonera para gritarle insulto y exigirle que se marchara. A su cinturón de seguridad no le quedó más remedio que sacarlo de ahí con todo lo que eso significa para su legitimidad como gobernante de los colombianos. Entre los gritos destacaba ¡Asesino, asesino !

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *