Por los huesos se llegaba a pagar “cientos de miles de francos de la época, varias veces lo que puede ganar un trabajador en toda su vida”, agrega el historiador belga en su testimonio a la radiotelevisión pública, que se pregunta si ese azúcar llegó a los pasteles de la época y si los ancestros de los belgas actuales “eran caníbales”.