Dossier Álvaro Uribe Vélez

Lina Moreno, los baldíos que necesita anexionar a su finca

El medio de comunicación emergente colombiano ‘Vorágine’, hoy realizó una publicación que deja, otra vez al descubierto las ambiciones y codicia de los Uribe Moreno. Esa familia que está enquistada en el poder regional y nacional hace mas de 4 décadas. Que llega al poder a enriquecerse y no a servir a un pueblo. los baldíos.

Todo lo que tiene que ver con el Uribismo, huela a coima, negocio torcido y triquiñuela. Los líos en los que hoy se encuentra no son gratuitos y tienen un sustento tanto histórico como pruebas contundentes, pero ellos siguen insistiendo que son ‘gente de bien’, al punto que cuando uno oye esta frase ya empieza a dudar de esta expresión: ‘gente de bien’.

La señora Lina Moreno de Uribe es la representante legal de . Una hacienda con tan solo 1700 hectáreas de extensión. Pero eso es poco para ella y su familia. Por esto han buscado quedarse con un lote de 3400 metros cuadrados, es decir mas de 8 hectáreas, llamado el Laguito 2. Ubicado en el municipio de San Carlos en .

Así nos lo dejó saber Vorágine en un artículo titulado: Los Baldíos del Estado por los que pelea Lina Moreno de Uribe. Queda en evidencia la codicia y la avaricia de esta familia, que aprovechando su poder quiere sumar y sumar más bienes a su ya gran fortuna.

Los bienes y riquezas de la . Lina Moreno los baldíos:

Álvaro Uribe Vélez llegó a la casa de Nariño en su primer gobierno el 7 de agosto de 2002. Papá de Tomás y Jerónimo Uribe. Y terminó su segundo mandato en 2010. Desde ese momento sus hijos fundaron nueve empresas, seis en Colombia, dos en Panamá y una en la Islas Vírgenes. Las tres más importantes y generadoras de ganancias son: Sapia, Ecoeficiencia y Zona Franca de Occidente. Lina Moreno Los baldíos.

Las preguntas que se desprenden de esta información son varias; además, se generan suspicacias. Son muchos los críticos que coinciden en este punto, pues cómo dos jóvenes llegan a altas instancias de poder sin un centavo en el bolsillo y terminan siendo más que millonarios. ¿Cuáles son las probabilidades de que suceda algo así? Plantearé a continuación algunas de las preguntas que considero que debemos plantearnos como ciudadanos que se esfuerzan en ejercer el control social; ojalá ustedes, lectores, puedan generar más y compartir este artículo, para entre todos buscar caminos que nos saquen de la iniquidad y pobreza que caracteriza a nuestra población:

¿ Por qué no conocemos las declaraciones de renta de nuestros gobernantes y funcionarios públicos? ¿Podría implementarse una ley que permitiera a cualquier ciudadano conocer la declaración de renta de todos los altos funcionarios de la Nación?

¿ Es posible que un funcionario o sus familiares hagan grandes fortunas si sus acciones se realizan siguiendo la ley?

¿ Hay una relación negativa, per se, entre lo público y la empresa privada?

¿Qué podemos hacer como sociedad para parar la corrupción en el sector público?

¿Podría el control social servir como herramienta para lograr cambios en el manejo del erario?

¿Qué más podemos hacer como ciudadanos para que el país camine hacia la transparencia en el manejo de sus recursos?

 


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *