Leider Stiven marmolejo, un niño que padeció la guerra desde todas las orillas 

La historia de Leider Stiven Marmolejo, uno de los 18 niños asesinados en medio del bombardeo de las Fuerzas Armadas colombianas que según varios analistas sí sabían de la existencia de los menores de edad, es la historia de miles de niños. 

Madre de Leider Stiven Marmolejo



El Shabbat



La historia de Leider Stiven Marmolejo, uno de los 18 niños asesinados en medio del bombardeo de las Fuerzas Armadas colombianas que según varios analistas sí sabían de la existencia de los menores de edad, es la historia de miles de niños.

Leider Syiven tubo que ver cómo el ejercito asesinaba a su abuelo, para así presentarlo como guerrillero. No pudieron hacerlo pasar, porque algunos casos, de esos miles de falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales que tiene en su cuenta el Ejército uno que otro les sale mal. Como les salió mal la ejecución extrajudicial de Dimar Torre. Al abuelo de Leider Stiven no pudieron pasarlo como combatiente y la justicia condenó al Estado por este crimen y obligaron al Ejercito a pagar una millonaria suma por la muerte de este humilde colombiano, cosa que por cierto no han hecho.

Ese mismo niño luego de unos años de ver como las fuerzas represivas del Estado asesinaban a su abuelo sufrió reclutamiento forzado por las guerrillas colombianas, escapó y nuevamente fue reclutado, como perseguido en una pesadilla kafkiana, terminó muerto en medio de un bombardeo a esas guerrillas que se lo llevaron obligado de su casa. Donde vivía con su mamá y ayudaba en la búsqueda de recursos para alimentar a su familia.

Hace dos meses Leider Stiven Marmolejo está muerto, asesinado por el Estado, hoy muchos colombianos lo revictimizan diciendo que era otro guerrillero más, que por tener 14, 15 o 17 años ya era apto para darlo de baja. Pero no dan el debate público que se debiera estar dando, hablar de los niños de la guerra, esos miles que han sufrido el reclutamiento forzado, el abandono del Estado al no tener atención de sus derechos fundamentales como son educación, salud y una alimentación digna.

Los niños y jóvenes que sufren la guerra en Colombia son víctimas y así lo dice el Derecho Internacional Humanitario y DDHH. No hay como llamarlos ni guerrillos, ni paramilitares. Son víctimas de la guerra. Y nuestra sociedad no está exigiendo al Estado y al Gobierno que los proteja.

Leider Stiven Marmolejo hoy ni siquiera tiene rostro, sabemos lo que sufrió y el mundo entero debe saberlo. El Estado debe pagar por su muerte y garantizar que los casos de niños reclutados no se repitan.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *