LatinoAmérica

Crece tensión entre migrantes y residentes en frontera norte de México

Un grupo de inmigrantes perteneciente a la caravana que intenta llegar a Estados Unidos se congrega junto a la valla fronteriza entre México y Estados Unidos tras llegar a Tijuana, México. 13 noviembre 2018 REUTERS/Jorge Duenes

Frente a uno de los campamentos improvisados por un grupo de hondureños, decenas de residentes de una zona acomodada de la ciudad de Tijuana, fronteriza con California, protestaron por la presencia de los migrantes, que hace un mes iniciaron su largo recorrido para pedir asilo en Estados Unidos, huyendo de la pobreza y violencia de sus países.

“Lárguense de aquí, no los queremos (…) queremos que se regresen a su país, no son bienvenidos”, gritaban a metros del muro fronterizo, donde los migrantes instalaron un campamento. La protesta se prolongó hasta la madrugada del jueves.

El grupo de inconformes criticó que el Gobierno proporcione apoyo a extranjeros mientras los locales también se ven obligados a huir de la violencia y pobreza en su propio país. También pidieron una mejora de la seguridad.

“Nosotros no somos delincuentes (…) por qué aquí nos atienden así, si en todo lo que hemos recorrido en México nos trataron bien (…) piensen en los niños que están aquí, por favor”, decían hondureños durante la confrontación, en la que por momentos incluso se arrojaron piedras mutuamente.

Autoridades locales dijeron que tenían registro de 810 migrantes centroamericanos en la ciudad, mayormente hondureños. El jueves temprano otra cantidad similar llegó en al menos 22 autobuses.

Muchos de los migrantes, incluso los que viajan acompañados de niños pequeños, duermen en las calles. Otros han saturado las casas de migrantes, poniendo en aprietos la logística de quienes les brindan ayuda.

En las redes sociales también aparecieron mensajes de rechazo. Reuters tuvo acceso a un grupo de Whatsapp denominado “Bloqueo Ciudadano”, donde unas 250 personas compartían constantemente críticas a los migrantes e incluso pedían impedir la llegada de nuevos integrantes del movimiento.

CANADÁ, OTRA OPCIÓN

El gobierno de Tijuana dijo el miércoles por la tarde que habilitaría un espacio para recibir a 360 personas. Sin embargo, la misma autoridad indicó que sería insuficiente para los más de 2,000 centroamericanos que se espera lleguen esta semana.

Mientras algunos migrantes aceptaban el nuevo refugio, otros prefirieron seguir en la calle, con el argumento de que prefieren un sitio donde moverse libremente.

“Buscaremos un lugar donde el gobierno no quiera tratarnos como si fuera una cárcel”, dijo Irineo Mujica, representante de la organización Pueblo sin Fronteras, que ha estado al frente de la caravana.

Mujica dijo que se espera el arribo de entre 2,000 y 3,000 migrantes o más, y que inicialmente buscarían asilo en Estados Unidos, aunque también están considerando otras alternativas como Canadá.

“Buscamos soluciones, no confrontaciones”, agregó mientras un helicóptero de la patrulla fronteriza de Estados Unidos vigilaba la frontera entre ambos países.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió la semana pasada el otorgamiento de asilo a migrantes que crucen la frontera con México ilegalmente.

Reporte de Lizbeth Díaz; editado por Carlos Serrano

Publicado Originalmente en REUTERS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR : Bohemian Rhapsody. Freddie Mercury Y Su Legendaria Banda Queen

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *