Ladislao Gutiérrez el bumangués que invitaba a leer en las paredes de la ciudad

Foto: Archivo / VANGUARDIA ‘Lea’ era la palabra que aparecía escrita en las paredes, en los vidrios de los ventanales, en los portones, en el pavimento en fin... El escritor era un simpático señor llamado Ladislao Gutiérrez.

Ladislao Gutiérrez es un personaje que poco a poco va quedando en el olvido. Un ciudadano enamorado de la lectura. Un Quijote contemporáneo. ‘lea’ era su mensaje. Así en letra cursiva. Un grafito que tenía representante. Los bumangueses lo veían en paredes, ventanas y hasta en parabrisas de buses y carros. Poco a poco se fue quedando grabado en el imaginario colectivo. 

Este santandereano era bisnieto de un expresidente y general de la República de Colombia. José Santos Gutiérrez (1868-1870). De él quizá heredó el arrojo y la perseverancia. La campaña de invitar a leer a los santandereanos comenzó junto con otros dos personajes por allá en el año 1972. Con su primo Olmedo Gutiérrez y el cofrade Rozo Julio Anaya, Ladislao Gutiérrez llegó solo a 2001. El año que murió, dejó de escribir el mensaje de ‘lea’.

Desde 1972 a 2001 el hombre que invitó a leer a la ciudadanía, es decir durante 29 años llevó a cabo esta campaña. Un hombre que vestía de traje y sombrero. También cargaba un portafolio y los bolsillos llenos de tiza para escribir su mensaje. Quien hoy tenga mas de 40 años y halla vivido en la capital del departamento de Santander habrá en algún momento de su vida visto este mensaje de una sola palabra: ‘lea’. Poderoso y unívoco.

Hace poco, en las manifestaciones sociales del 2019  volvió a aparecer el mensaje. La palabra ‘lea’ escrita en un muro de la calle 36 con carrera 13.  Cerca al diario Vanguardia. Este mensaje también lo llevó a Bogotá, Cartagena y Cúcuta.  Su misión era invitar a la humanidad a leer. Cuentan los que lo conocieron que su autor favorito era el filósofo alemán Friedrich Wilhelm Nietzsche. Que recomendaba con entusiasmo a los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander.

Poco se conoce ya a este gran gestor cultural de la ciudad de Bucaramanga. Hoy le rendimos un pequeño homenaje para que su nombre sea conocido por muchos otros y su campaña permanezca en el imaginario colectivo de la ciudad.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *