La voladita: la cereza del pastel

Lo primero que mencionaremos fue el ridículo de talla internacional que pasamos a nombre de nuestro presidente, que fue, nada más y nada menos que a la asamblea de la ONU a presentar un dossier que no contaba con una sino con más de cuatro fotografías falsas que aducían que el ELN estaba siendo auxiliado por la dictadura de Nicolás Maduro.



El Shabbat |



Un país sin gobierno, sin norte: una tragicomedia


A Colombia en el último año no le ha ido muy bien; pensábamos que al acabarse septiembre la cosa iba a amainar y resulta que no fue así. Refirámonos tan solo a las noticias más recientes, es decir, las que sucedieron la semana pasada y esta que va corriendo. Un resumen del mierdero en el que vivimos puede parecer irresponsable, pues los medios de comunicación deben informar no sucinta sino ampliamente. No obstante, nos podemos dar ciertas libertades en nombre de la avalancha de desmadres en que nos han metido nuestros políticos y dirigentes. Una vergüenza no solo nacional sino internacional.

Lo primero que mencionaremos fue el ridículo de talla internacional que pasamos a nombre de nuestro presidente, quien fue, nada más y nada menos que a la asamblea de la ONU a presentar un dossier que no contaba con una sino con más de cuatro fotografías falsas que aducían que el ELN estaba siendo auxiliado por la dictadura de Nicolás Maduro. No tardaron algunos medios en llamar la atención sobre este hecho; El Colombiano fue el primero en hacerlo. Fue tal el ridículo que hoy, después de más de 9 días, aún se habla en varios medios internacionales con RT o DW. Y aunque el gobierno del presidente Duque, en medio de una defensa torpe y llena de lagunas, salió a decir que eran fotografías de contexto, esta semana fue sacado a las patadas el general Oswaldo Peña, jefe de inteligencia y contrainteligencia del comando general de las Fuerzas Militares.

No habíamos salido de esa cuando estaban atacando con macana y bota militar a nuestros estudiantes por protestar contra la corrupción que sucedía en la Universidad Distrital de Bogotá. Se robaron la bobadita de once mil millones de pesos, con los que se pagaron autos de alta gama, joyas, hoteles y hasta burdeles y viajes. Todavía el entuerto no ha sido destapado completamente pues faltan detalles, nombres y quizá más cifras a saber. Con ese mismo cinismo que caracteriza a la derecha que gobierna este territorio hace dos siglos, infiltraron las manifestaciones y vandalizaron un edificio que ha exprimido a los estudiantes colombianos por años: el ICETEX fue destruido por policías activos que se disfrazaron de manifestantes. Así y todo fueron dejados en libertad.

Todo en cadena, estábamos despertando de esa pesadilla cuando nos trajeron un sueño que jamás un ser humano con algo de conciencia social quiere tener. Uno de los ‘grandes’ noticieros nos mostró una realidad cruda y aberrante: niños en Puerto Carreño, Vichada, comiendo de un basurero para poder sobrevivir. Las imágenes parten el alma, no sólo dejan un sabor amargo en la boca sino que propinan un mazazo en la conciencia, pues aunque se supiera desde antes que así es nuestra realidad, verla y ponerla en el debate público nos revuelca el estómago. No podemos dejar de pensar en esos niños y lo hipócritas que podemos llegar a ser como sociedad al permitirlo. La indignación nos dura muy poco.

Mientras tanto, Duque y Martha Lucía Ramírez no hacen sino hablar de Venezuela y no se ocupan de lo que pasa en nuestra casa. Y Maduro sale a decirle imbécil al imbécil, perdón, a nuestro presidente.

Nunca puede faltar la cereza del pastel: la delincuente Aída Merlano se escapó el primer día de octubre. ¿Se voló o la dejaron volar? Como una parodia de Benny Hill, huyó de un tercer piso, con soga y montada en la motocicleta de un rappitendero o alguien que se hizo pasar como tal. Estamos en medio de una tragicomedia. Todo anda mal.

aida merlano rebolledo, general oswaldo peña bermeo, iván duque márquez, eln guerrilla group, periodico el colombiano medellín colombia, universidad la distrital bogota, esmad javeriana,

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *