La protesta social llega a Colombia, y no pretende irse pronto

Los gobiernos de derecha y neoliberales del continente latinoamericano (LATAM) confiaron siempre en la fortaleza de sus regímenes, en la efectividad y durabilidad del modelo económico y, por supuesto, en la paciencia de millones de pobres, de trabajadores, de indígenas, de estudiantes, de campesinos, de afros, los que realmente sufren los efectos devastadores de una política económica que solo beneficia a multimillonarios, a gobernantes corruptos y criminales y a las grandes empresas multinacionales.

Ecuador, Chile y Colombia



El Shabbat 



Los gobiernos de derecha y neoliberales del continente latinoamericano (LATAM) confiaron siempre en la fortaleza de sus regímenes, en la efectividad y durabilidad del modelo económico y, por supuesto, en la paciencia de millones de pobres, de trabajadores, de indígenas, de estudiantes, de campesinos, de afros, los que realmente sufren los efectos devastadores de una política económica que solo beneficia a multimillonarios, a gobernantes corruptos y criminales y a las grandes empresas multinacionales.

La protesta social se extiende en América Latina y un fantasma de agitación recorre nuestros territorios. Y parece que se quedará hasta que las élites empresariales y políticas no sigan explotando a sus ciudadanos. Perú, Haití, Ecuador, Uriguay, y Chile y ahora Bolivia se han levantado contra sus gobiernos. Casi todos de ‘derecha’.

La primera nación latinoamericana en levantarse fue Haití: La manifestación fue la más multitudinaria de las que se ha celebrado desde el inicio del movimiento antigubernamental, el pasado 16 de septiembre, y en ella participaron adultos, jóvenes y niños llegados de toda la región metropolitana de la capital.

Vestidos de blanco y en un ambiente festivo, propio del carnaval, los manifestantes marcharon siguiendo los camiones con música en los que iban los cantantes, entre ellos Izolan, Mathias y Ti Djo Zenny, Funny, todos ellos famosos en Haití.

Después y en medio de la la revuelta del país centroamericano se levantó Ecuador por las medidas del gobierno de Lenin Moreno que llegó a paro nacional tras las medidas económicas que anunció el presidente Lenín Moreno el 1 de octubre, que incluyen el retiro del subsidio al diésel y a la gasolina. Las movilizaciones, que empezaron con un paro de transportistas, se han intensificado después de que el movimiento indígena se sumara a ellas.

Pero la fiesta se les acabó, adiós general, adiós Sebastián, cantan en las plazas y calles millones de chilenos. Cayó la gota que rebasó el vaso, la paciencia terminó y millones de ciudadanos se lanzaron a las calles enfurecidos e indignados por el engaño, las promesas incumplidas de mejor vida, la corrupción y la miseria en que viven.

No cesaba el levantamiento popular en Ecuador cuando el 18 de octubre el turno le tocó al paraíso latinoamericano, la Chile de Piñera se levantó contra la medida del alza del pasaje del metro de Santiago y hoy ya va en un cambio constitucional y estructural profundo. Hoy Chile sigue en pie de lucha y sus ciudadanos no cesan en su empeño de hacer un cambio estructural en sus derechos esenciales: educación, salud, y pensiones que están en manos de los privados por e modelo neoliberal extractivo que domina  el país.

La derecha Latinoamericana tiene sitiada a la región. El pueblo no aguanta más opresión y robos por parte de sus dirigentes. La hora de los pueblos ha llegado. Un fantasma recorre la región y amenaza con bajar del poder a la derecha corrupta que tiene a millones de personas viviendo en la miseria.

Ayer el turno fue para Colombia, que salió a un paro nacional de histórica proporciones. Millones de colombianos salieron en toda Colombia a protestar por una larga lista, pero sobre todo por la desigualdad y falta de oportunidades que tiene una inmensa mayoría y que ya no soportan tanta pobreza. Colombia salió a decirle a su gobierno de derecha que exige unos derechos esenciales universales. Que la salud, la educación y sus pensiones no estén en manos de los privados, que sea manejado por el Estado y que sea universal. Que garantice que todos los colombianos tengan acceso a sus derechos legítimos como pueblos que pagan sus impuestos y trabajan diariamente por un país mejor.

Colombia sigue en paro y no cesará en su empeño por lograr un país mejor, para una mayoría.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *